Mi ciego Bartolo

Una historia marcada por los obstáculos y la superación que no te dejará indferente.
Noelia - Elles à Cheval -
Mi ciego Bartolo
Mi ciego Bartolo

Queridos lectores y seguidores de Elles à Cheval,

He tenido la suerte de encontrarme con Bartolo y a través de él con Magui, su propietaria y compañera de vida. Una chica argentina que ha querido compartir con todos nosotros su historia.

Actualmente, nuestro protagonista tiene 24 años, y luce como si fuera un potro.

Una morfología magnifica que parece ser impasible al paso del tiempo.

Una morfología magnífica que parece ser impasible al paso del tiempo.

Bartolo llegó a la vida de Magui cuando él tenía quince años y ella catorce. Como un sueño hecho realidad, como una promesa de que sus vidas iban a ser mejores, como una oportunidad para que, al fin, pudieran ser felices.
 
Magui solo había tomado algunas clases de equitacion para aprender a montar desde el momento en que su padre le dijo que iban a regalarle un caballo. Era inexperta, miedosa e insegura pero tenía claro que ya amaba a ese caballo que aún no conocía, como si lo hubiera tenido desde siempre.
 
Antes del 6 de septiembre de 2008, día del cumpleaños de la joven Magui, recibió por adelantado su tan ansiado regalo. Aquí empiezó todo...
 
"Después de haber visto muchos caballos, haber escuchado muchas ofertas y ninguna convencerme, casi rendida a no encontrar el caballo que quería, fui a verlo. Estaba atado en la pared del Hipódromo, flaco, opaco, cabizbajo y realmente no me gustaba nada. No era lo que esperaba.
 
Bartolo. Bartolo.
 
Cuando quise decir que <<No>>, empezó a pegarle al suelo con su mano y llamó mi atención. Lo miré a los ojos y sentí absolutamente todo. Estaba triste, enojado con la vida y desesperado por una oportunidad. Así como estaba yo porque mi vida era difícil y mi familia muy conflictiva. Sin dudarlo, dije que sí. Yo no sabía montar, pero me subí y automáticamente la gente se escondió y una persona que conocía a Bartolo dijo "¡Cómo van a venderle ese caballo a la nena, la va a matar!". Bartolo salió galopando conmigo arriba y yo sonreía a más no poder, no me percataba que estaba desbocándose. Mi mamá gritaba y varias personas se agarraban la cabeza, yo no me bajé. Bartolo frenó por su cuenta y caminando me devolvió junto a mi mamá. Desde ese momento supo que yo no tenía miedo y que mi corazón era entero para él. Y yo supe que había encontrado a mi compañero.
 
Luego fui enterándome de su historia. Un caballo apaleado de joven, explotado como paseador del resto de los caballos corredores. Dejó en silla de ruedas a un jockey, porque al ir galopado este le pegó con la gusta, Bartolo frenó de golpe y el chico salió despedido por encima. Luego Bartolo lo pasó por arriba.
 
Decir Bartolo en el hipódromo es mala palabra, incluso hasta el día de hoy, después de casi diez años. Sin embargo Bartolo jamás atentó contra mí.
 
Se adoran y no se conciben el uno sin el otro.
 
Apenas llevábamos juntos un mes y era él mi compañero en las clases de equitación. Ese día, un caballo que iba delante de nosotros comenzó a patear y Bartolo, ante el golpe, se movió de lugar. Yo me desequilibré y caí, di mi cabeza contra una vaya. De repente, Bartolo se puso sobre mí, quedé entre sus patas y recibió las patadas siguientes que iban directo a mi cabeza, si él no me cubría. Hasta mi mejor amiga estaba de testigo. Todos quedaron asombrados ante esa reacción de su parte y hasta el día de hoy tiene las cicatrices en su pecho. En ese instante supe que nunca nada malo iba a pasarme en tanto estuviera a su lado, y asi fue. Nueve años y medio juntos, en los que jamás intentó tirarme, o hacer algo que pudiera perjudicarme.
 
Incluso una vez, íbamos paseando y hacia un calor desbordante. Mi presión se fue por el suelo y no era capaz de guiarlo, ni de tener siquiera las riendas. Me sostuve de su cuello y me llevo directo con mi mamá, a paso lento y cuidadoso. Siempre protegiéndome."
 
Hace dos años una enfermedad denominada uveítis lo dejó ciego de ambos ojos. A pesar de todos los miedos e inseguridades por los que ella pasó, se convenció en que tenía que devolverle todo lo que él había hecho ella.
 
Los ojos del pura sangre de carreras Bartolo, afectados por la enfermedad uveítis.
 
Durante unos tres meses y muy poco a poco, Bartolo aprendió a desenvolverse a la perfección, aprendió a confiar en su entorno nuevamente y todo fue luz y amor. Es un caballo que se ha aferrado a la vida, tanto que los veterinarios no se explican cómo puede seguir con vida después de dos síncopes, y manteniendo una salud y energía envidiables.
 
El amor y el lazo de unión que existe entre Magui y Bartolo es lo que hace que todo funcione, aunque la situación haya cambiado. Bartolo adora pasear y correr, y así seguirá siendo mientras él quiera. En sus propias palabras, Magui afirma - Bartolo es mágico y yo una persona bendecida -.
 
Gracias a Magui y a Bartolo por compartir con Elles à Cheval y con todos los apasionados de los caballos historias tan fortalecedoras e inspiradoras como la suya propia, con la que aprendemos, entre otras muchas cosas, que pase lo que pase, somos invencibles y tremendamente fuertes para superar cualquier obstáculo que se nos presente en la vida.
 
"No se tira toda una vida por la borda solo por estar un poco averiado".TODOS merecemos oportunidades y ellos, más que nadie.
 
Ha sido un placer y le deseamos muchos años más de salud a tu lado.
 
¡Os mandamos desde España un abrazo grande!
 
Noelia - Elles à Cheval
 
PD: podéis seguir su día a día en su página de facebook, Mi ciego Bartolo.
 
 
La foto preferida de Magui. "Si tuviera que elegir una foto suya, elegiría esta porque creo que no hay otra que refleje mejor su corazón. Siempre fue bueno conmigo, fue paciente y compañero, siempre estuvo atento a mi en todo momento y sus ojos miraron mi alma, lo más profundo de mi ser. Siempre fue así de bello y hoy, con veinticuatro años lo sigue siendo".
 

Ninguna marca y/o empresa ha patrocinado este artículo.

No brand or company have sponsored this post.

Elles à Cheval no hace uso comercial de las imágenes que aparecen es sus artículos. Sólo las utiliza como medio de difusión y complemento para el mejor entendimiento del contenido escrito. Cualquier alegación o queja de ámbito comercial, es competencia de Ecuestre.es.

Elles à Cheval does not make commercial use of the images that appear in its articles. It only uses them as a means of dissemination and complement for a better understanding of the written content. Any claim or complaint of commercial scope is the competence of Ecuestre.es.

 

Te recomendamos

¡Por fin volvemos a traer nuevas recetas para nuestros caballos! En esta ocasión vamo...

Vídeo de las instalaciones del Sevilla Horse Tour. El circuito sevillano arrancó su p...

Conoce los contenidos del número 429 de Ecuestre, que ya puedes adquirir en los kiosc...

El animal print, los estampados de animales, serán tendencia este invierno y los depo...