Jinete, ¡no hay más ciencia que la paciencia!

Queridos amigos y lectores del blog, en este post me gustaría hablar de un aspecto muy importante que deberíamos cuidar tanto en nuestra equitación como en la vida, ya que siempre suelen ir de la mano, hablo de la paciencia.
Ángeles -
Jinete, ¡no hay más ciencia que la paciencia!
Equitación

Queridos amigos y lectores del blog,

en este post me gustaría hablar de un aspecto muy importante que deberíamos cuidar tanto en nuestra equitación como en la vida, ya que siempre suelen ir de la mano, hablo de la paciencia.

Como las personas cada caballo tiene su carácter, y es nuestra obligación si queremos llegar al éxito en nuestra comunicación, el intentar entender dicho carácter y contar con sus cualidades a la hora de proceder en el trabajo. El problema viene cuando el jinete se impacienta al pedir la ejecución de ciertos movimientos o ejercicios, ya que no siempre el caballo comprende sus ayudas al instante, o si las comprende, no siempre reacciona en el momento preciso que queremos, dado que hay algunos caballos que por su personalidad tardan más en responder. En ese momento el jinete debe tener paciencia, y ser capaz de aplicar sus ayudas en el instante preciso para obtener la respuesta de su caballo en el momento deseado.

Un ejemplo claro de la vida cotidiana es el ordenador. Imaginemos que estamos trabajando con nuestro portátil e Internet nos funciona a dos por hora, las páginas web tardan dos mil años en cargar y encima se nos bloquea. En ese momento tenemos dos opciones: o armarnos de paciencia, respirar hondo y esperar a que responda, o coger el ordenador y tirarlo por la ventana. Algo así pasa con nuestros caballos. Aplicamos las ayudas y debemos esperar a que el caballo responda, y dado que no siempre responde al instante, impacientarnos y enfadarnos con el sólo nos llevará por el mal camino.

Si queremos, por ejemplo, realizar una transición en la C y el caballo no responde en la misma C dado que su capacidad de reacción es más lenta, deberemos plantearnos el pedir la transición algo antes de la C para conseguir la precisión deseada, antes claro está debemos ser sinceros con nosotros mismos y plantearnos si hemos aplicado las ayudas de forma correcta.

Caballo y jinete deben corrdinarse sin impacientarse

Caballo y jinete deben coordinarse sin impacientarse

Debemos tener paciencia con nuestra montura y esperar a que reaccione, pues sólo si sabemos esperar obtendremos los frutos que nos conducirán al éxito. Siempre he dicho que este deporte es más mental que físico, y nuestra predisposición influye increíblemente en toda la sesión de trabajo. No debemos, por tanto, entrar en dinámicas mentales erróneas, tales como: "se me va a parar delante del salto", "no va a ir recto en la vuelta" entre otras, pues estos pensamientos contraproducentes sumados a conductas impacientes harán que en lugar de prosperar, nuestro caballo se agobie y pierda voluntad y ganas de trabajar.

La anticipación del jinete al salto es motivo de rehúse del caballo.

La anticipación del jinete al salto es motivo de rehuse del caballo

Es frecuente ver en los recorridos de salto cómo los caballos se paran delante del obstáculo porque su jinete se ha anticipado demasiado y ha querido saltar por él. Este es un caso claro de impaciencia, muy a menudo ocasionada por ansiedad del jinete con respecto al salto, que conlleva al desastre. El jinete no es capaz de esperar al caballo e ir con él, y éste se asusta y se para. Como jinetes de salto es fundamental esperar al caballo hasta la batida para evitar disgustos innecesarios.

Debemos ser pacientes y esperar a la batida, entonces iremos con él.

Debemos ser pacientes y esperar a la batida, entonces iremos con él

Un jinete tranquilo y paciente es mucho más agradable para el caballo que un jinete nervioso impaciente e inquieto. Si bien es cierto que según el carácter del caballo este tipo de personalidad puede ayudar a activar al caballo y mandarlo hacia adelante, es importante que la paciencia esté presente, sea cuál sea la naturaleza del carácter del binomio, y se debe, por tanto, respetar los tiempos de reacción.

¡Pues hasta aquí mi post de hoy queridos amigos! Y recordar, a veces no hay más ciencia que tener paciencia! Y debemos, ante todo, no obligar si no convencer.

¡Hasta pronto!

Ángeles

Te recomendamos

Volvemos a las recetas para caballos y os traigo una con crema de cacahuete como ingr...

¿Se acercan las Navidades y no sabes que regalar? Si son unos amantes de los caballos...

Estos son los contenidos del número 430 de Ecuestre, que ya puedes adquirir en papel ...

¿Sabéis que en Netflix hay películas y series de temática ecuestre? Echa un ojo a est...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...