Villeneuve Andalusians, con el sello de la familia Frost

En la ganadería de la familia Frost tienen como lema criar caballos con un sello muy personal. No en vano, su carta de presentación advierte que los PRE que pastan en la finca no son cualquier PRE. Villeneuve Andalusians nos invita a “experimentar la diferencia”, motivo este suficiente para acercarnos a la yeguada francesa, con la intención de conocer mejor su origen y su funcionamiento.
-
Villeneuve Andalusians, con el sello de la familia Frost
Villeneuve Andalusians, con el sello de la familia Frost

Situada en la región de Poitou-Charentes, la ganadería disfruta de uno de los mejores climas de nuestro país vecino. Allí seleccionan a sus caballos por su temperamento, morfología y el cumplimiento del estándar racial. Con un amplio bagaje ecuestre a sus espaldas en varias disciplinas, así como la certificación de la British Horse Society, sus propietarios se permiten el lujo de combinar la experiencia con el sueño de criar caballos de una calidad superior.

Se decantan por el PRE barroco, tradicional, pero a la vez funcional y con una morfología y movimientos adecuados, independientemente de si el caballo se va a destinar al deporte o al recreo.

En Villeneuve sólo hay caballos PRE, no hay otras razas.

En Villeneuve sólo hay caballos PRE, no hay otras razas.

Para Megan y Richard Frost, el caballo debe tener, fundamentalmente, buen carácter.

Sus yeguas conforman el corazón de la ganadería, que se ubica en una finca con un terreno rico en minerales, fértil, al que ayuda el micro-clima de la zona. La alimentación y el manejo son fundamentales para los dueños de estas cuadras, que se encargan personalmente de todo el proceso, incluida la doma y el entrenamiento.

La Chapelle-Bâton es un lugar donde apetece perderse, un lugar de esos que te enamoran nada más llegar, donde te rodea la naturaleza por los cuatro costados y se respira tranquilidad en cualquier callejuela. En un entorno como este lo difícil es que no se den las condiciones ideales para la cría de caballos, pues nuestra vista alcanza a ver hectáreas y hectáreas de terreno donde los potros corretean a su antojo.

Parece que estuviéramos en una aldea del norte de España, pero estamos en medio de Francia, en la región de Poitou-Charentes. Pequeñas carreteras unen las granjas cercanas, y nos van acercando a nuestro destino, la Yeguada Villeneuve. La dirigen Megan y Richard Frost. Ellos crían Caballo Español en la finca francesa desde el año 2011.

Para Megan y Richard Frost, el caballo debe tener, fundamentalmente, buen carácter.

Cada ejemplar que encontramos en Yeguada Villeneuve ha sido rigurosamente seleccionado.

“Comenzamos con caballos de Marín García, Terry y otros que descendían de Yeguada Militar”, nos cuentan. “Elegimos esas líneas por la tradición que conllevan, la calidad y su éxito probado en muchas disciplinas”.

Estos propietarios se enamoraron de nuestra raza como muchos otros, probándola. “Recibíamos clases de Doma Clásica hace años y dio la casualidad de que nos encontramos con un magnífico semental de Pura Raza Española. Su versatilidad, su capacidad de trabajo, su elegancia… pero, sobre todo, que nunca habíamos montado un caballo similar, nos convencieron para comenzar a criarlos en nuestra finca”. Así fue como, investigando un poco más sobre el PRE, los Frost iniciaron un programa de cría al trasladarse a la actual finca en esta región francesa de la que hablábamos al inicio.

Lo cierto es que Megan Frost proviene de las conocidas como Islas del Canal, y vivió durante mucho tiempo en la isla de Sark. “En aquel tiempo también vivía allí Carl Hester, él es un par de años mayor que yo. Pasé mucho tiempo entre caballos, gané en experiencia durante aquel periodo y me saqué el título de instructor”. Esa experiencia no es el único ingrediente que Megan propone en la receta de su actual ganadería. “También es fundamental la pasión, la dedicación y el gusto por lo que hacemos, así como el amor hacia nuestros caballos”.

Cada ejemplar que encontramos en Yeguada Villeneuve ha sido rigurosamente seleccionado.

Crían caballos que respondan a las expectativas que la gente tiene cuando busca un Caballo Español.

En este sentido, es curioso que en Villeneuve sólo haya caballos PRE, no hay otras razas. Para sus propietarios es muy importante centrarse en el trabajo con ellos. “Este es un negocio familiar” – señalan- “aquí lo hacemos todo, monta, manejo, entrenamiento…, todos trabajamos con el mismo objetivo, incluso nuestros hijos, sin ayuda externa. Creemos, como criadores, que es fundamental montar nuestros propios caballos para conocerlos”.

Esa apreciación les define, sin duda, pues según cuentan “de otro modo no sabríamos con detalle qué estamos produciendo, ni podríamos asesorar a nuestros clientes de manera adecuada sobre lo que buscan y nuestra selección”. No es tarea fácil y por eso, en la yeguada “siempre estamos estudiando, con la intención de mejorar. Tratamos de conocer bien el mercado, informarnos bien sobre orígenes y líneas, sobre competiciones… todo con el propósito de perfeccionar el programa de cría que hemos iniciado”.

Sin duda es loable que tengan en cuenta su margen de error y que siempre estén dispuestos a rectificar y a trabajar de cara a un desarrollo óptimo. “Es buena la autocrítica y nosotros nunca aceptaríamos menos que la perfección: si cometemos errores, corregimos y tratamos de mejorar”, concluyen.

Crían caballos que respondan a las expectativas que la gente tiene cuando busca un Caballo Español.

No persiguen un prototipo de PRE de gran alzada, con una morfología que se salga del tradicional prototipo.

Sus caballos

Para Megan y Richard Frost, el caballo (en general) debe tener, fundamentalmente, buen carácter. “Sí, un buen temperamento, con esa morfología típica del Pura Raza Español y unos buenos movimientos, que también son propios de estos ejemplares”. Buscan caballos para criar “que no tengan defectos genéticos y que provengan de caballos de deporte, que hayan sido testados en pruebas de doma y funcionalidad”. Para ellos es básico el hecho de que los ejemplares que salgan de sus cuadras tengan esa aptitud para el deporte, que sean caballos que funcionen, no sólo morfológicamente bellos. “Criamos todas las capas, no ponemos empeño en ninguna en particular. Un buen caballo nunca puede ser de una capa mala”, bromean.

No persiguen un prototipo de PRE de gran alzada, con una morfología que se salga del tradicional prototipo.

Los Frost están en continuo estudio, con el propósito de perfeccionar su programa de cría.

Cada ejemplar que encontramos en Yeguada Villeneuve ha sido rigurosamente seleccionado en su programa de cría. Cuando les preguntamos por los caballos que destacan en la ganadería, les cuesta decidirse. “Todos son fundamentales e importantes, aunque quizá pondríamos más énfasis en una de nuestras yeguas fundadoras: “Espora IV” (con orígenes Romero Benítez, Granda Losada y Yeguada Militar. Desciende de líneas de madres que han tenido mucho éxito en concursos morfológicos y es algo a lo que damos importancia en el caso de las hembras. Que sean barrocas, sustanciales, con una cabeza especial, buena estructura ósea y una presencia noble”.

Los Frost están en continuo estudio, con el propósito de perfeccionar su programa de cría.

Este es un negocio familiar, donde todos trabajan con el mismo objetivo.

Después de hablarnos de “Espora IV” salen otros nombres de caballos a la palestra: “Otro ejemplar importante para nosotros es “Fantasma VA”, una potra criada en 2015 en nuestra ganadería, hija del semental calificado de Pallarés, “Palomito IV”. Por línea materna desciende del semental de Las Cadenas, “Clavijo”. Sin duda es una de las que se quedará en Villeneuve como futura yegua de cría.

Sus propietarios también nos cuentan que por vez primera este año están cubriendo con “Doctor XXXVI”. “Es un ejemplar de nuestra propiedad, 50% de Las Cadenas y 50% Paco Martí, nieto de “Pegaso IV” (con orígenes Terry en su línea paterna). Es un caballo barroco, muy en la raza, un PRE de líneas tradicionales. Aunque no criamos en función de la capa, su genética es muy variada y creemos que posee el gen rabicano, algo que comprobaremos en laboratorio en un futuro cercano”.

Este es un negocio familiar, donde todos trabajan con el mismo objetivo.

Como criadores, consideran que es fundamental montar sus propios caballos para conocerlos.

Los rasgos más buscados

Los propietarios de la Yeguada Villeneuve tienen muy en cuenta a la hora de hablar de sus caballos el temperamento de cada uno. “Sin un buen carácter es muy difícil avanzar ni conseguir ningún logro, en la cría y en el aspecto deportivo o de ocio”. Ese es el motivo que les hace seleccionar con mucho detalle aquellos ejemplares que “tengan un carácter calmado, sensible y que estén dispuestos para el trabajo. Buscamos caballos que respondan a las expectativas que la gente tiene cuando busca un Caballo Español. La raza ha ido cambiando en los últimos años de la mano de algunos criadores, pero no buscamos ese tipo de caballo de más talla, con una morfología más típica de otras razas, con movimientos que no son propios del PRE. Ese no es el Español que nosotros queremos”.

Como criadores, consideran que es fundamental montar sus propios caballos para conocerlos.

Experiencia, pasión, dedicación y amor por los caballos son los ingredientes de la receta de esta ganadería francesa.

Y queda claro, entonces, que buscan ejemplares -como han dicho anteriormente- de perfil barroco. “Sí, queremos preservar esas características, esa definición  morfológica, esa constitución y esos movimientos que capacitan, de manera natural, al Pura Raza Español para la Alta Escuela”. Las modas cambian, pero no su idea sobre el prototipo racial: “Somos apasionados del PRE, pero no buscamos fabricar una raza que luego sea irreconocible. Partimos de esa premisa y siempre la tenemos en cuenta a la hora de tomar decisiones de selección o de cría”, puntualizan.

Para la presente temporada, la familia Frost tiene bastantes planes. Entre ellos se encuentra la nueva camada, entre la que destaca “algún potro procedente de un semental negro Boloix/Lovera, que estamos deseosos de ver. Al margen de esto, tenemos en entrenamiento a un semental joven de casa, que se iniciará en competiciones de Doma Clásica, seguramente comenzando en Pompadour en primavera”, señalan.

Experiencia, pasión, dedicación y amor por los caballos son los ingredientes de la receta de esta ganadería francesa.

La cría en Francia

Según nos cuenta Megan Frost, en el año 2016 la asociación de criadores de PRE de Francia tenía 91 ganaderías asociadas, aunque son muchas más las que existen en nuestro país vecino. “En Francia se lleva a cabo un concurso anual en Beaucaire, que atrae a muchos ganaderos internacionales”, relata la ganadera, que considera importante la posibilidad de testar los productos cerca de casa. “El pasado año también se organizó, por vez primera, un show cerca de París, llamado “Paribérique”. Esperamos que continúe y se convierta en un evento más en el calendario anual de esta raza, pero también que se potencien otros eventos regionales, pues significarían una nueva oportunidad para muchos criadores de nuestro país”, señala. La asociación francesa AECE (Association Francaise des Eleveurs de Chevaux du Pura Race Espagnole), de la que habla Frost, está, además, adscrita a la Asociación Nacional de Criadores de Caballos Españoles (ANCCE).

Ficha Técnica

Nombre: Villeneuve Andalusians

Año de creación: 2011

Razas: Pura Raza Española

Propietaria: Megan Frost

Contacto: Villeneuve, 86250 La Chapelle Bâton (Francia)

Tfno: +33633276932

Web: www.villeneuve-andalusians.com

Asociación: AECE / ANCCE

Web: www.aece-pre.fr

 

Fuente: Ecuestre

FOTOS: VILLENEUVE ANDALUSIANS

 

Te recomendamos

Buceamos en los archivos de Ecuestre para rescatar imágenes de personas y caballos qu...

Zanahoria Equitación es una marca de prendas de concurso, que ha nacido relativamente...

Las articulaciones del caballo son el engranaje que permite el movimiento de la máqui...