Alemania celebró con triunfo la despedida de Beerbaum

El equipo germano se impuso en la Final Furusiyya 2016 en dura competencia con el británico, con el que tuvo que desempatar. Ludger Beerbaum ha tenido su retirada soñada, ganando con Alemania.
-
Alemania celebró con triunfo la despedida de Beerbaum
CSIO5* BARCELONA - FINAL FURUSIYYA

Prueba top esta noche en el Real Club de Polo para decidir el equipo ganador de la Final Furusiyya. Con una participación de élite, un recorrido exigente y bonito y un desenlace con desempate, se dieron todos los ingredientes para conseguir un pleno de emoción y un espectáculo de altísimo nivel deportivo.

En liza los equipos de Holanda, Irlanda, Suiza, Gran Bretaña, Italia, Alemania, Estados Unidos y Bélgica, que fueron saliendo a pista por este orden. Sobre la arena del Real Club de Polo un recorrido construido por Santiago Varela que suscitó el uso de los mismos términos en todos, los que iban a correr y los que no: grande y difícil. Así nos lo decía Roger-Yves Bost en la inspección previa, comentando con cierto alivio que él no tenía que saltarla.

Pero luego se vio que difícil, grande, pero dando opción a todos, sin trampas, sin que se produjeran atascos ni situaciones violentas. De los 32 recorridos, uno fue de 12 puntos (el de la británica Jessica Mendoza), uno de 9, ocho de 8 puntos, ocho de 4 puntos, tres de 1 punto y los 11 restantes fueron ceros en el tiempo. Estaba difícil, pero adecuada al nivel de participación.

Desde el comienzo parecía tomar ventaja el equipo británico, que encadenó dos ceros consecutivos, los de sus viejos rockeros, Nick Skelton con “Big Star” y Michael Whitaker con “Viking”. Falló Jessica Mendoza, que con “Spirit T” estuvo muy por debajo de la prueba, pero Scott Brash repuso el orden con un nuevo cero sobre “Ursula XII” que situaba a los británicos al frente de la clasificación.

Tras ellos, los alemanes habían tenido su único lunar en el derribo en el tercer elemento del triple de Marcus Ehning con “Pret A Tout”. Antes había hecho cero Christian Ahlmann con “Taloubet Z” y luego consiguió el mismo resultado la novedad del equipo alemán, Janne Friederike Meyer, que entró en el cuarteto a última hora en sustitución de Daniel Deusser, por lesión del caballo de éste, el olímpico “First Class”. Con dos ceros y un resultado de 4 puntos, los alemanes necesitaban un cero de su cuarto integrante, Ludger Beerbaum, para igualar a Gran Bretaña. Y Ludger, en el día de su retirada, tampoco falló. Con las tribunas y restaurantes panorámicos abarrotados, en la pista barcelonesa se hizo un silencio sepulcral para presenciar el último recorrido de Beerbaum con el equipo de su país, su último servicio a la hípica alemana. Y Ludger no podía fallar, el káiser siempre ha estado al nivel que Alemania requiere como potencia hípica y esta noche, también.

Su cero con “Casello” hizo posible lo que todos esperábamos para completar una noche mágica: un desempate entre dos los de los más grandes jinetes de la hípica mundial. Las opciones eran diversas, en cada uno de los dos equipos había más de un candidato de lujo para desempatar y asumir la responsabilidad de representar a los suyos. Di Lampard eligió a su número uno del momento, al campeón olímpico, a Nick Skelton y “Big Star”. Otto Becker apostó por la frialdad, la calidad y también la experiencia de Marcus Ehning, que además había demostrado estar entonado ganando la Copa de la Reina unas horas antes, aunque había derribado en su recorrido en la final.

Y llegó el gran momento, el duelo en la cumbre. Por delante, Skelton, ritmo fuerte, gran tranco de “Big Star”, la misma estrategia que en Río, a marcar un gran tiempo, a meter presión al rival. El británico paró el cronómetro en 41,57 segundos. “Ya está hecho”, comentó a nuestro lado un jinete británico. Había que arriesgar mucho, había que aprovechar cada resquicio en la vuelta pasada previa a la línea final y en esta había que galopar muy fuerte para llegar a una combinación de mucho respeto. Y el británico se equivocó, porque Ehning fue capaz de todo ello con esa perfección tan sutil que el alemán es capaz de mostrar cuando hace lo difícil. Y además, el alazán “Pret A Tout”, volvió a demostrar, como ya hizo en el Gran Premio de Madrid, que sus apariencias engañan, que su tranco es amplio y sus movimientos muy rápidos. En manos de un jinete como Ehning, “Pret A Tout” es un rival temible en un desempate y por eso lo eligió, con acierto, Otto Becker.

Enhing y su alazán francés cruzaron la línea de llegada cuando el cronómetro marcaba 39,80 segundos, casi 2 segundos menos que Skelton, dando el triunfo a Alemania. Un triunfo brillante por su ejecución, por el desarrollo de la prueba y emotivo, muy emotivo, porque la retirada de un crack siempre emociona, pero si además lo hace subiendo a lo más alto del podio, estamos ante un episodio de leyenda.

El tercer puesto fue para el equipo de los Estados Unidos, en el que hicieron cero Lillie Keenan con “Super Sox” y Laura Kraut con “Zeremonie”. Y a continuación se produjo un triple empate a 5 puntos de los equipos de Italia, Irlanda y Suiza, aunque decidió la suma de tiempos para clasificarlos por este orden. Bélgica ocupó la séptima posición con 16 puntos y el equipo de Holanda, que sigue en horas bajas y en el que no se salvó ni “London”, que sumó dos derribos, fue octavo.

 

Te recomendamos

¿Se acercan las Navidades y no sabes que regalar? Si son unos amantes de los caballos...

Madrid Horse Week finalizó su edición de 2018 y aquí estoy para mostraros un vídeo de...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

¿Sabéis que en Netflix hay películas y series de temática ecuestre? Echa un ojo a est...

Vídeo de las instalaciones del Sevilla Horse Tour. El circuito sevillano arrancó su p...