Titulación de los monitores en centros hípicos

-
Titulación de los monitores en centros hípicos
Titulación de los monitores en centros hípicos

Nombre:  Ramón Martínez López (El Rosario)

En relación con una consulta anterior, sobre la caída de un niño de un caballo, le consulto para saber si en los centros hípicos donde se imparten clases de equitación, los monitores deben tener alguna titulación o si les vale simplemente tener la experiencia de años.

 

RESPUESTA DEL EXPERTO:

Fernando Acedo – Abogado 

En la actualidad, de conformidad con las directrices marcadas por la normativa comunitaria (Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior), el ejercicio como actividad profesional de profesor de equitación es libre y en consecuencia, no es obligatorio estar en posesión de ninguna titulación académica oficial que habilite al interesado para poder ejercer esta actividad profesional. Cualquier restricción en esta materia, basada en la necesidad de acreditar una cualificación profesional, sólo podrá exigirse por ley (estatal o autonómica) siempre que sea necesario por motivos de interés general de manera proporcionada y no discriminatoria.

Ahora bien, no es menos cierto que la mayoría de los clubes y centros hípicos de España están exigiendo que sus profesores cuenten con alguna titulación oficial que acredite sus conocimientos y cualificación para ejercer esta actividad, puesto que además de garantizar la seguridad y la calidad del servicio que se presta, en caso de accidente, a la hora de poder defender la actuación de un profesor de equitación que se vea inmerso en una reclamación de responsabilidad civil por parte de un cliente, será necesario acreditar que dicho profesor o monitor posee la experiencia, conocimientos y cualificación adecuados para la actividad que estaba desarrollando. Y la mejor forma de poder acreditarlo es mediante la exhibición de una titulación que lo avale, lo que no es óbice para que, por otros medios, como por ejemplo un buen currículum deportivo, se pueda igualmente acreditar que el profesional tenía los conocimientos adecuados y dominio de la equitación para impartir clases de un deporte que intrínsecamente es generador de numerosas situaciones de riesgo para los alumnos. De ahí que sea lógico y razonable que en la mayoría de los clubes y centros hípicos se exija a los profesores una titulación para impartir clases en sus instalaciones.

Te recomendamos

En ocasiones, salir de la cuadra puede suponer un riesgo. Por ello, hablo de algunas ...

Conoce los contenidos del número 432 de Ecuestre, que ya puedes conseguir en tus kios...

¿Cómo se os da lo de trenzar a vuestro caballo? Hablamos con Miriam Luque, trenzadora...

Afortunadamente, cada vez hay más caballos mayores compitiendo en una multitud de dis...

¿Mantilla o Sudadero? ¿Pechopetral o Martingala? ¿Salvacruz o Salvadorso? Estos nombr...