Muerte de una yegua tras su venta, en manos del vendedor

-
Muerte de una yegua tras su venta, en manos del vendedor
Muerte de una yegua tras su venta, en manos del vendedor

Nombre: Álvaro

Compré una yegua para Doma Clásica y a la semana de llegar a mi cuadra comenzó a hacer cosas muy raras, como temblores, ojos en blanco, tirarse hacia atrás, etcétera. Mi veterinario nos dijo que podrían ser ataques epilépticos. Al contactar con el vendedor se ofrece a recoger la yegua para tenerla en observación durante unos días. A las dos semanas, me manda un video y aparece la yegua montada, realizando ejercicios de doma y al parecer en perfecto estado. Le digo que voy a recogerla, pero justo el día que va a ir mi camión, nos avisa que la yegua ha muerto. No se las causas reales, me dice que se tiró para atrás asustada y se rompió la nuca. Le he pedido la devolución del precio pero se niega, ya que dice que la muerte ha sido por caso fortuito. ¿Cree que podemos hacer algo? 

RESPUESTA DEL EXPERTO:

Fernando Acedo – Abogado Hípico

Sin perjuicio de poder analizar los plazos que han transcurrido, dato que es importante en este tipo de supuestos, la reclamación judicial sería perfectamente viable en mi opinión, en base a estos dos argumentos jurídicos.

El primero es que en el momento del siniestro, el vendedor tenía la yegua en su poder con lo que su régimen jurídico podría asimilarse al contrato de depósito. El Código Civil señala que el depositario queda sujeto a responsabilidad civil por la pérdida o deterioro del bien depositado, cuando aquella o éste se produzca por su culpa. Señala a este respecto la citada norma que cuando tiene lugar la pérdida de la cosa depositada, se ha de presumir, salvo prueba en contrario, que ha sido por culpa del depositario y no por caso fortuito (artículo 1766 del Código Civil en relación con el artículo 1183). La diligencia del buen padre de familia que se contempla en el art. 1788 del Código Civil supone un criterio de conducta de carácter objetivo, que impone al depositario un deber de custodia y restitución.

También establece el artículo 1777 del Código Civil que si el depositario por fuerza mayor hubiera perdido la cosa depositada y recibido otra en su lugar, estará obligado a entregar ésta al depositante. Por tanto si por ejemplo hubiera un seguro que le permitiese al vendedor reclamar una indemnización por la muerte de la yegua, sería usted el beneficiario de dicho importe.

El segundo argumento es que dado que la yegua se encontraba en las instalaciones del vendedor por la existencia de unos ataques de epilepsia diagnosticados por su veterinario a los pocos días de la venta, éstos tendrían el carácter de vicio oculto, señalando el artículo 1487 del Código Civil que si la cosa perdida se perdiere por efecto de los vicios ocultos, conociéndolos el vendedor, sufrirá éste la perdida y deberá restituir el precio y abonar los gastos. Y el artículo 1488 del Código Civil señala que si la cosa vendida tenía algún vicio oculto al tiempo de la venta y se pierde después por caso fortuito, tendrá el comprador derecho a reclamar al vendedor el precio que pagó, con la rebaja del valor que la cosa tenía al tiempo de perderse.

Te recomendamos

Conoce los contenidos del número 434, que ya puedes adquirir en kiosco o en su edició...

Cómo deben estar conformados los cascos del caballo y sus patologías más frecuentes...

Hoy os traigo una lista de algunos alimentos (frutas y verduras) que nuestros caballo...

Los que amamos a los caballos soñamos con recorrer el mundo... o parte de él, para en...

En ocasiones, salir de la cuadra puede suponer un riesgo. Por ello, hablo de algunas ...

Afortunadamente, cada vez hay más caballos mayores compitiendo en una multitud de dis...