Compré un caballo sano y llegó lesionado

-
Compré un caballo sano y llegó lesionado
Compré un caballo sano y llegó lesionado

Nombre: Evelyn Mutschlechner

He tenido el siguiente problema con la compraventa de un caballo: 1/ El 12 de octubre 2018 me puse en contacto con un vendedor (anuncio en internet) vía Whatsapp por la venta de un PRE con 5 años. Como me gustaba el caballo (fotos y video) y el precio era aceptable, le pedí a un veterinario que realizara una revisión de compra, incluidas radiografías. 2/ La fecha de la revisión fue el día 16 de octubre. Al veterinario le informé que buscaba un caballo para doma clásica. La revisión, incluyendo pruebas de extensión y radiografías fue buena, sin problemas. Mi veterinario controló las radiografías y entonces me decidí a comprar el caballo por 10.000 euros. 3/ La firma del contrato fue el día 30 de octubre y el pago del caballo se hizo en tres plazos con transferencias bancarias entre la primera y la segunda semana de noviembre. 4/ En el contrato, se reflejó la condición de salud diagnosticada por el veterinario en su revisión del 16 de octubre. También tengo nuevas fotos y videos del día 17 y 19 de octubre. 5/ El día 17 de noviembre, el transportista que yo había contratado recogió el caballo (antes de lo acordado, en el contrato figuraba el 28 de noviembre). El caballo viajó a Alemania durante tres días. 6/ Justo al llegar noté una hinchazón en una pata y que el caballo estaba cojo. Entonces ordené a un veterinario que examinaría por ultrasonido al caballo y determinó que tenía una rotura de tendón. El veterinario también ha visto en las imágenes de ultrasonido que ya existía una lesión anterior en el tendón, que no se curó. Además, un segundo veterinario al que mostré las imágenes me ha confirmado que se trata de una lesión sobre otra lesión. Me puse en contacto con el veterinario de la revisión nuevamente y me confirmó que el caballo, el 16 de octubre, ni estaba cojo ni tenía problema de tendones. El propietario a su vez afirma que el caballo dejó su establo absolutamente sano; sin embargo, las imágenes de ultrasonido demuestran lo contrario. ¿Cómo ve el caso desde un punto de vista legal? ¿Quién es responsable del caballo hasta que llega a mis manos? En el contrato no se refleja en qué momento la propiedad y un posible deterioro corren a cargo del comprador. ¿Tengo alguna posibilidad de reclamar un descuento? Hay que tener en cuenta que el caballo tiene que estar ahora parado al menos cuatro meses y no se garantiza que el tendón vuelva a ser tan resistente como un tendón sano.

RESPUESTA DEL EXPERTO:

Compré un caballo sano y llegó lesionado

Fernando Acedo Lluch

Fernando Acedo – Abogado Hípico

El artículo 1.450 del Código Civil español, establece que el contrato de compraventa se perfecciona por mero consentimiento de las partes. Esto quiere decir que no es necesario que se haya pagado el precio o entregada la cosa vendida para que el acuerdo tenga plena validez entre los contratantes. Normalmente, en este tipo de transacciones, es el comprador el que asume los gastos del transporte por lo que durante el tiempo que transcurra desde que se perfecciona la compraventa hasta que se organice el transporte, el vendedor tiene la obligación de cuidar del caballo en su condición de depositario, siendo su responsabilidad el mantenimiento del animal con la diligencia de un buen padre de familia para su entrega en el mismo estado en que se hallaba al perfeccionamiento del contrato. Por ello, si la lesión se produce en ese periodo de tiempo por algún tipo de negligencia o falta de cuidado, el vendedor deberá responder ante el comprador por daños y perjuicios. Ahora bien, si el caballo sufriese algún menoscabo como consecuencia de un hecho imprevisible ajeno a la responsabilidad del vendedor, será el nuevo propietario quien asuma el riesgo. Por otro lado, la lesión también se podría haber producido durante el transporte, por lo que el riesgo durante el traslado del caballo desde España a Alemania correrá a cuenta del comprador, sin que pueda éste reclamar nada al vendedor, teniendo en todo caso una acción de reclamación contra el transportista, si demuestra que ha mediado negligencia por su parte o que el vehículo no estaba dotado con suficientes medidas de seguridad para el transporte de animales vivos. En definitiva, para reclamar una indemnización por la lesión del caballo producida con posterioridad al examen veterinario de compra, tendría que probar convenientemente, cuándo y dónde se produce la lesión, así como la causa de la misma para poder determinar si existió algún tipo de negligencia bien por parte del vendedor o del transportista del caballo.

Te recomendamos

¿Se acercan las Navidades y no sabes que regalar? Si son unos amantes de los caballos...

Madrid Horse Week finalizó su edición de 2018 y aquí estoy para mostraros un vídeo de...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

¿Sabéis que en Netflix hay películas y series de temática ecuestre? Echa un ojo a est...

Vídeo de las instalaciones del Sevilla Horse Tour. El circuito sevillano arrancó su p...