Potro malnutrido en un centro hípico

-
Potro malnutrido en un centro hípico
Potro malnutrido en un centro hípico

Nombre: Carlos García (Valencia)

Llevo desde 2016 en una hípica en Valencia con mi caballo en pupilaje. Desde hace un mes le han bajado sin previo aviso la ración de forraje estipulada y el caballo ha adelgazado 40 kg. Les he reiterado por activa y por pasiva que le suban la ración, que tiene que estar comiendo 6 kg de heno al día y como mucho le estarán dando 2'5 kg. Es un potro en desarrollo y esta malnutrición puede ser perjudicial para él. 

No se hizo un contrato de pupilaje, pero sí que tengo las facturas de cada mes y un documento de la hípica donde figura que las raciones de forraje son para caballos de hasta 600kg (9 kg de forraje al día). Además tengo una foto de la ración insuficiente que le ponen en su paddock. 

Tras mis múltiples quejas (algunas de ellas por mensaje) la última respuesta del propietario del centro ha sido que si le estoy cuestionando y no me interesa como trabajan allí, que me vaya. ¿Qué podría hacer?

RESPUESTA DEL EXPERTO:

Fernando Acedo – Abogado Hípico

El contrato de pupilaje o manutención es un negocio jurídico atípico en el que se combinan distintas relaciones jurídicas, ya que implica un contrato de arrendamiento de cosa, para la cuadra; un contrato de arrendamiento de servicios, para el cuidado del animal; un contrato de obra, para la comida y finalmente un contrato de depósito necesario del caballo. La principal obligación que el artículo 1.766 del Código civil encomienda al titular de la hípica (depositario) consiste en la guarda y custodia como un buen padre de familia para la entrega del caballo al cliente (depositante) en perfecto estado.

Por todo ello, a tenor de lo que nos indica sobre el estado de malnutrición de su potro, además de recomendarle que saque al équido de inmediato del centro, resulta evidente que el titular de la hípica ha incumplido manifiestamente con sus obligaciones, pudiendo responder por ello tanto en ámbito penal como civil.

La responsabilidad penal se fundamentaría ante la existencia de un posible delito de maltrato de animales tipificado en el artículo 337 del Código Penal, lo que requerirá una denuncia por su parte ante la Guardia Civil o el Juzgado de Guardia, que de admitirse a trámite y dictarse finalmente una sentencia condenatoria llevaría aparejada penas de prisión.

Alternativamente, también podrá exigir responsabilidad en el ámbito civil por parte del centro hípico por los daños y perjuicios sufridos en la defectuosa prestación del servicio contratado, dado que el artículo 1.101 del Código civil determina que estarán sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que, en cumplimiento de sus obligaciones, incurriesen en dolo o negligencia.

Los daños y perjuicios se podrían concretar en todos los costes de alimentación y veterinarios que tenga que emplear hasta que el caballo vuelva a recuperar su peso y estado ideal.

Te recomendamos

¡Por fin volvemos a traer nuevas recetas para nuestros caballos! En esta ocasión vamo...

Vídeo de las instalaciones del Sevilla Horse Tour. El circuito sevillano arrancó su p...

Conoce los contenidos del número 429 de Ecuestre, que ya puedes adquirir en los kiosc...

El animal print, los estampados de animales, serán tendencia este invierno y los depo...