¿Hay que tener contrato de trabajo para montar caballos ajenos?

-
¿Hay que tener contrato de trabajo para montar caballos ajenos?
¿Hay que tener contrato de trabajo para montar caballos ajenos?

Nombre: Leonardo Medal

El pasado mes de septiembre recibí en las instalaciones de mi centro ecuestre, Yeguada Manzaneda, la visita de unos inspectores de trabajo, que pudieron comprobar la legalidad en la que se encuentran a efectos laborales los trabajadores por mí contratados. Sin embargo, me multaron con 3.126 euros porque se encontraron en las instalaciones a una chica vestida de montar, a la que consideraron “trabajadora” por decirles que monta mis caballos en ocasiones. Dicha chica, que tiene licencia federativa, no dispone de caballo propio y yo le cedo alguno de los míos para que pueda montar y disfrutar de su afición. ¿Se puede considerar eso un “trabajo”? ¿Es un trabajo montar caballos de otros propietarios y hay que tener un contrato para hacerlo? ¿Qué me recomienda hacer?

RESPUESTA DEL EXPERTO:

Fernando Acedo – Abogado Hípico

Con los datos indicados, la inspección de trabajo ha iniciado un expediente sancionador por entender que la amazona que se encontraba en sus instalaciones debería estar dada de alta en la seguridad social como trabajadora por cuenta ajena. Ahora bien, como el expediente aún no ha concluido, lo primero que le recomendamos es que pida asesoramiento a un abogado laboralista para que le ayude a redactar las alegaciones y proposición de pruebas dentro de los plazos establecidos, con objeto que finalmente el expediente quede sobreseído o archivado sin multa alguna por no existir ningún hecho sancionable conforme a la legislación laboral.

Mi opinión es que en el presente caso no estamos ante ninguna relación laboral sino que se trata de un voluntariado deportivo y por tanto se deberá argumentar ante la inspección de trabajo que no se dan los supuestos para considerar esta actividad de práctica voluntaria del deporte de la equitación como una relación laboral.

La primera característica del voluntariado deportivo es que no existe retribución económica, la amazona no estaría cobrando nada por la monta de los caballos a diferencia de lo que ocurriría con un trabajo asalariado. En segundo lugar se trataría de una actividad altruista, en la que la amazona participa libremente para disfrutar de un deporte hípico para el que necesita contar con un caballo por lo que ante la falta de un équido en propiedad, resulta muy frecuente que los jinetes amateurs se ofrezcan a montar voluntariamente y sin contraprestación económica los caballos de otros propietarios. En tercer lugar, esta actividad no se está realizando para sustituir las funciones de un trabajo retribuido, ya que la Yeguada cuenta con suficientes trabajadores dados de alta para realizar las labores propias del cuidado de los caballos allí estabulados.

Además de los anteriores razonamientos que deberán ser oportunamente desarrollados en el escrito de alegaciones, le recomendamos que aporte como prueba una declaración jurada de la amazona que confirme o ratifique que su actividad es absolutamente voluntaria con el único objetivo de poder practicar el deporte hípico y que no recibe contraprestación económica alguna, así como las nóminas y justificantes de alta en la seguridad social de los trabajadores asalariados para acreditar que la Yeguada tiene plenamente cubierta sus necesidades con el personal contratado.

Te recomendamos

Descubre los contenidos del número 428 de Ecuestre, que ya puedes conseguir en el kio...

¿Qué tipo de cama tiene vuestro caballo en su box? Conoce algunos de los materiales n...

Nuevo vídeo con los highlights de mi paso por el Arezzo Equestrian Centre junto a In2...

Nos vamos a centrar en las lesiones producidas sobre los tendones, muy frecuentes en ...