A caballo por el delta del Okavango

Todavía hay lugares en el mundo donde el caballo es el mejor compañero de viaje para visitarlos. El delta del Okavango, en el corazón de África, es uno de ellos.
-
A caballo por el delta del Okavango
TURISMO ECUESTRE

La primera vez que visitas África te atrapa para siempre… los colores de sus atardeceres…los sonidos de la selva en la noche… todo es de una intensidad mucho mayor a lo que estamos acostumbrados…

Botsuana quizás sea uno de los destinos más exclusivos para realizar un safari en todo el mundo. Cuidan al máximo el impacto que el turismo tiene sobre su ecosistema, limitando la afluencia de visitantes de forma que cada uno tenga la verdadera sensación de vivir una aventura única y auténtica. Si además, ese safari lo realizamos cabalgando con caballos de las mejores razas  a través del delta del Okavango junto a manadas de cebras, jirafas o leones, obtendremos una de las más únicas y emocionantes aventuras en el mundo.

El Okavango es un largo río que nace en la meseta de Bié, en Angola, en una zona bastante lluviosa y que tras recorrer casi un millar de kilómetros se adentra en una cuenca endorreica, sin salida fluvial hacia el océano, formando ya en Botsuana una extensa región aluvional, conocida como el delta del Okavango. Una región con una incomparable población de vida salvaje y un paisaje único, que no hay mejor manera de saborear que a caballo.

La inundación anual de la zona deja vastas franjas del delta inaccesibles a los vehículos, haciendo de los caballos los medios más naturales y emocionantes para explorarlo.

Esta es la narración de una de las tres aventuras que viviré este año buscando por todo el mundo los más distintos y especiales lugares para recorrer a caballo.

Lujo y comodidades

Tras llegar a Maún, la puerta sur del delta del Okavango, nos embarcamos en una avioneta con capacidad para 4 pasajeros, con la que sobrevolamos el inicio del delta, admirando su inmensidad e incluso las manadas de elefantes bajo nuestros pies. Tras unos 30 minutos de vuelo, llegamos a uno de los increíbles lodges que están enclavados en las distintas concesiones del delta. En este caso el único con posibilidad de realizar safaris a caballo.

Las tiendas, con máximo lujo y comodidades impensables para aquellos cazadores y exploradores de las películas antiguas, están separadas unas de otras y te hacen sentir la exclusividad del lugar donde estás. Una construcción de madera principal une los senderos que salen desde cada tienda, donde cada huésped está en total intimidad en contacto con la naturaleza.

Alumbrados por antorchas y quinqués de alcohol, todos los que nos alojamos esa noche nos sentamos en una gran mesa corrida junto a los managers del lodge y los guías; allí tuvimos nuestra primera cena. Durante el banquete estuvimos compartiendo viajes y experiencias con quienes serán nuestros compañeros durante los próximos días.

El delta en absoluto es silencioso por la noche, de hecho es realmente ruidoso… puedes escuchar los animales como si estuvieran ahí mismo, a tu lado, al otro lado de una tela de tan sólo unos milímetros de espesor… puedes llegar a reconocer a los elefantes moviéndose a metros de tu tienda (en mi caso rozándola), hipos en el agua, los “felinos” rugiendo en la distancia… al margen de mil y un sonidos que te hacen entender que esto no es un hotel al uso ni un lugar masivo… Estás realmente en mitad del delta del Okavango.

 

 

Con los primeros rayos de sol

Cuando aún es de noche, alguien del staff te susurra al otro lado de la entrada de tu tienda un “good morning”, y puedes oler un café recién hecho. Significa que pronto amanecerá y que es la mejor hora de hacer el primer “game drive” del día, ¡a caballo por supuesto!

Te das una ducha (si tienes humor a esas horas), te calzas tus botas y tomas tu café, que será tu primer desayuno hasta regresar del paseo. Puedes ver algunas pisadas de animales en el camino desde tu tienda hasta la zona común, en este caso claramente de elefantes (debía de ser el que anoche rozaba mi tienda!!). “Les gusta pasar por aquí”, nos dijo el guía!! A veces leones, hienas… Los más peligrosos son el hipopótamo y el búfalo. ¡Great! Esto pinta bien…

Los caballos ya están listos, montamos y justo el sol rompe en el horizonte. Increíble, sin palabras.

 

Cada viaje, distinto

Nuestros experimentados guías están llenos de historias fascinantes sobre el paisaje en constante cambio y tienen una increíble capacidad para detectar incluso la mejor camuflada silueta. Los caballos también tienen los sentidos especialmente afinados, alerta en todo momento para ver dónde se esconden los animales. Una vez que están cómodos, los nuestros bajan tranquilamente la cabeza para pastar, enviando una señal a otros animales en la zona para relajarse e ir sobre sus rutinas diarias normales.

El día en la silla puede ser largo y las temperaturas diurnas pueden variar, por lo que vale la pena el esfuerzo para llegar preparado. Para las familias o parejas entre los que no todos son jinetes existe la opción de recorrer el Delta como lo hacen el 99% de los que lo visitan, a bordo de “mokoros”, lanchas o en jeep. El espectáculo es increíble y los guías locales harán las delicias de todos.

Aquí cada viaje será distinto, esto no es un zoo y depende del azar lo que pasará ante nuestros ojos. Solo puedo decir que ha sido una de las experiencias más increíbles que he vivido.

He cabalgado junto a jirafas, al lado de búfalos, manadas de cebras y ¡¡a metros de leones!! Hemos visto infinidad de vida salvaje como hipos, springbooks, hienas y perros salvajes. Me han visitado por las noches elefantes y leones (las huellas a la salida por la mañana lo atestiguan). Hemos cruzado pantanos y zonas donde nuestros caballos literalmente nadaban con nosotros sobre ellos… y tras un día increíble, la mejor recompensa son las cenas y charlas alrededor del fuego junto a quienes se convirtieron por unos días en testigos y cómplices de esta gran aventura que quedará para siempre grabada en nuestro cerebro.

 

Luis de Paz

lpaz@mundoexpedicion.es

www.mundoexpedicion.es

 

Datos de interés

  • CÓMO LLEGAR.- Desde España en vuelo a Johanesburgo con Iberia y conexión a Maun con SouthAfrican Airways y AirBotswana.
  • PLAN DE VIAJE.- Se puede hacer un viaje 100% safari a Caballos con una estancia de 7 noches en el Campamento de Delta aunque recomendamos aprovechar y conocer Botswana más al completo. Un plan ideal para unos 8-9 días podría ser Delta del Okawango, Linyanti, Chobe y Cataratas Victoria. Si nos ha sabido a poco podríamos hacer una días de playa en Mozambique en la preciosa Isla de Benguerra
  • CÓMO IR.- Con MundoExpedición ( www.mundoexpedicion.es), expertos en viajes 100% a medida, es una buena opción.
  • CUANDO IR.- La temporada comienza con el final de las lluvias a finales de abril y se prolonga hasta finales de Noviembre, aunque la mejor época es entre junio y octubre.
  • QUIÉN PUEDE IR.- Parejas, novios, amigos, familias… es un plan apto para todos, aunque la parte del safari a caballo exige un alto nivel y experiencia montando para poder disfrutarlo al máximo. 

Galería relacionada

Aventura delta del Okavango 2017