La fertilidad: análisis del semen

Las técnicas actuales de evaluación espermática ayudan al ganadero a conocer la capacidad fecundante del futuro semental. Contribuyen de esta forma a optimizar los recursos de la yeguada.
-
La fertilidad: análisis del semen
La fertilidad: análisis del semen

A un semental destacado se le exige el máximo rendimiento físico, vigor y coraje en su carrera deportiva. A sus espermatozoides también los somete a duras pruebas la carrera de la vida, porque el momento de penetrar la corteza de la célula reproductora femenina sólo podrá protagonizarlo uno entre millones, el mejor dotado. Sí, tiene que ser el mejor, el más fuerte y el más rápido. Todos los demás son desecho. O lo eran, porque las actuales herramientas de reproducción asistida otorgan al resto de espermatozoides sanos y fuertes que pudieron entrar en el óvulo la oportunidad de crear vida con otras células receptoras, multiplicando por diez el número de fertilizaciones en un solo eyaculado.

Para que se logre la fertilización, descrita como el hecho de unirse una célula masculina a la femenina, es necesario que las dos células sean fértiles y que la masculina, además, lo parezca. El ganadero cuenta en la actualidad con desarrolladas herramientas veterinarias que permiten optimizar los recursos de la yeguada y reducir al máximo el riesgo de sus activos.

Ahora que empieza la temporada de cría, uno de los servicios más demandados por los ganaderos en los centros de reproducción equina es el análisis de la calidad del semen. La evaluación espermática permite conocer la calidad y cantidad de espermatozoides útiles, así como la capacidad fecundante del futuro semental, antes de someterse al proceso de cubrición. Para Concha Gómez Cuétara, del centro de reproducción Los Callejones del Duende, “el espermiograma es la principal herramienta para valorar la fertilidad de los sementales, pero no es el único atributo que debe ser valorado en un reproductor, ya que además de producir espermatozoides el semental debe ser capaz de fecundar las yeguas”.

Al analizar el semen se puede detectar una baja presencia de espermatozoides e incluso que no haya, lo que se conoce como azoospermia.

El espermiograma tiene dos objetivos fundamentales: determinar la cantidad de espermatozoides producidos (producción espermática) y por tanto, la cantidad de yeguas que puede cubrir o de dosis seminales que puede producir, y determinar la calidad de esos espermatozoides (calidad espermática). En el caso de caballos con problemas de fertilidad, el examen del eyaculado es esencial para diagnosticar el origen del problema.

Determinar la producción espermática en los sementales de alta demanda -aquellos que cubren muchas yeguas o venden muchas dosis seminales- permite estimar el número de yeguas que pueden ser cubiertas o inseminadas esa temporada. Especialmente en caballos muy jóvenes o viejos es posible que la producción espermática sea baja, pues la fertilidad disminuye si están sometidos a demasiadas cubriciones. Si no hay fecundación, las yeguas vuelven a salir en celo, cada vez son más las que esperan ser cubiertas y finalmente se entra en un bucle de resultados indeseados.

Al analizar el semen se puede detectar una baja presencia de espermatozoides e incluso que no haya, lo que se conoce como azoospermia.

La motilidad espermática se puede analizar con mucha precisión empleando sistemas informatizados, como el sistema CASA.

Un manejo adecuado del caballo permitirá como casi siempre optimizar los recursos del semental y con ello, los de su ganadería. Analizar los espermatozoides en un análisis de semen permite detectar precozmente alteraciones que afectan a la fertilidad, como bajo número de espermatozoides, baja motilidad o un aumento de las malformaciones espermáticas.

La motilidad espermática se puede analizar con mucha precisión empleando sistemas informatizados, como el sistema CASA.

La extracción del semen se lleva a cabo mediante la monta natural y el uso de una vagina artificial donde el semental deposita el eyaculado.

Requisitos para el estudio

Los espermatozoides son células muy especializadas que deben cumplir muchos requisitos para ser capaces de llegar al oviducto y fundirse con el óvulo. Los veterinarios cuentan actualmente con diversas pruebas que analizan distintas funciones del espermatozoide.

La fertilidad depende también de factores externos, como el manejo o la fertilidad de las yeguas, por eso no es posible predecir el nivel de fertilidad de un caballo sólo con el análisis de semen. El espermiograma sí permite detectar baja fertilidad, por eso es importante examinar los caballos al inicio de la temporada.

El eyaculado que se va a someter a estudio debe contener un número suficiente de espermatozoides, con motilidad progresiva y morfológicamente normales. La directora del centro de reproducción equina madrileño obtiene este dato hallando primero el número de espermatozoides para multiplicarlo por el porcentaje de motilidad progresiva y por el porcentaje de espermatozoides normales.

Los sementales de fertilidad normal presentan al menos 2.000 millones de espermatozoides con motilidad progresiva y morfología normal en su eyaculado. “Lo primero que valoramos es el color, el volumen y la concentración. Multiplicando volumen (V) y concentración (C)  sabremos la cantidad de espermatozoides (NT) presentes en el eyaculado, que es un valor muy importante. Para determinar la motilidad debemos diluir el semen en un medio adecuado (por ejemplo, leche desnatada) y observarlo al microscopio; estimaremos el porcentaje de espermatozoides móviles (motilidad total MT) y el porcentaje de espermatozoides que se mueven hacia adelante (motilidad progresiva MP). Es muy importante al estudiar la motilidad que todo el material se encuentre a 38ºC, ya que la motilidad se altera inmediatamente al bajar la temperatura. Y cuando valoramos la morfología de los espermatozoides determinamos el porcentaje de espermatozoides normales y dentro de los anormales, qué tipo de morfoanomalías presentan”.

La extracción del semen se lleva a cabo mediante la monta natural y el uso de una vagina artificial donde el semental deposita el eyaculado.

La actividad y morfología de los espermatozoides se pueden valorar bajo la lente del microscopio.

Espermatozoides sanos

Se ha comprobado que sólo los espermatozoides con morfología normal son capaces de llegar al oviducto para fertilizar. El espermatozoide está formado por cabeza, tracto intermedio y cola. Los defectos en la cabeza o el tracto intermedio indican un fallo en el testículo, que es donde se forman, y afectan mucho a la fertilidad. Las alteraciones en la cola o las gotas citoplasmáticas indican un problema en la maduración o incluso en la manipulación, y son menos importantes para la fertilidad.

Dependiendo del tipo de anomalías presentes, es posible que al aumentar el número de espermatozoides en las dosis mejoremos la fertilidad, pero en otros casos, como las morfoanomalías no compensables, aumentar el número de espermatozoides no soluciona el problema.

No se puede concluir el análisis de la calidad del semen asegurando el nivel de fertilidad de un semental sólo por la concentración de espermatozoides normales de su eyaculado, pero sí que una baja concentración de esperma sano puede limitar la capacidad de éxito en las muestras de preñez de las yeguas inseminadas.

La actividad y morfología de los espermatozoides se pueden valorar bajo la lente del microscopio.

El semen puede estar teñido de sangre (hemospermia) y presentar flóculos de pus como el ejemplo de la foto, lo que se conoce como piospermia.

QUÉ DEBES SABER DEL ANÁLISIS DEL SEMEN

 

¿Existen tipos o niveles de espermiogramas?

-          El examen básico.- Determina la cantidad de espermatozoides, su motilidad y el porcentaje de espermatozoides anormales. Probablemente tendremos que hacer al menos dos extracciones, ya que el primer eyaculado suele presentar peores características porque contiene muchos espermatozoides viejos que llevaban tiempo acumulados.

-          El examen CASA.- La motilidad espermática se puede analizar con mucha mayor precisión empleando sistemas informatizados de análisis (CASA). También se han desarrollado técnicas para analizar el estado del ADN, que son muy prometedoras, el test hipoosmótico que determina el estado de la membrana de la célula, diversas tinciones que estiman la viabilidad o el estado del acrosoma, incluso test de fertilización in vitro. Muchas de estas técnicas sólo están disponibles en laboratorios especializados o en centros de investigación.

¿Qué contiene el eyaculado?

-          El eyaculado equino se elimina en forma de chorros, de 3 a 5. Los 2-3 primeros chorros contienen principalmente espermatozoides y los últimos contienen plasma seminal. Finalmente se elimina una porción gelatinosa. El gel no siempre se elimina y no se conoce su función; simplemente se elimina filtrando el eyaculado.

¿Existe relación entre concentración de esperma y fertilidad?

-          La concentración del semen y/o el volumen no tienen importancia y son muy variables entre caballos y entre eyaculados.

¿Qué cualidades que debe tener el eyaculado?

-          El eyaculado debe contener un número suficiente de espermatozoides, con motilidad progresiva y morfológicamente normales. Este número lo obtenemos hallando primero el número de espermatozoides, que luego multiplicamos por el porcentaje de motilidad progresiva y por el porcentaje de espermatozoides normales. Los sementales de fertilidad normal presentan al menos 2.000 millones de espermatozoides con motilidad progresiva y morfología normal en su eyaculado.

¿Qué anomalías se pueden encontrar en el eyaculado equino?

-          Presencia de sangre (hemospermia) u orina (urospermia). Al analizar el semen puede que no haya espermatozoides (azoospermia) o que el número sea muy bajo (oligospermia), que la motilidad progresiva sea muy baja  o que estén aumentados los espermatozoides con morfología anormal. En todos estos casos el veterinario deberá realizar un diagnóstico minucioso y establecer las pautas de tratamiento y manejo adecuadas a cada caso.

Anomalías en el espermatozoide equino

-          El espermatozoide está formado por cabeza, tracto intermedio y cola. Los defectos en la cabeza o el tracto intermedio indican un fallo en el testículo, que es donde se forman, y afectan mucho a la fertilidad. Las alteraciones en la cola o las gotas citoplasmáticas indican un problema en la maduración o incluso en la manipulación, y son menos importantes para la fertilidad.

¿Existe algún método casero para valorar la fertilidad?

-          Además de determinar el número de espermatozoides, existe una prueba sencilla muy bien relacionada con la fertilidad, que es la motilidad tras 24 horas de refrigeración. Se puede decir que los sementales cuyo semen mantiene una buena motilidad tras 24 horas en refrigeración probablemente serán fértiles.

¿Cuánto cuesta el análisis de semen?

-          Dependiendo de las pruebas que deban realizarse, el examen de fertilidad puede variar entre los 250 y los 1.000 euros. En los casos de infertilidad el examen es mucho más completo que cuando se realiza un control rutinario.

¿Existen diferencias entre razas?

-          Si, principalmente en la cantidad de espermatozoides producidos. Podemos decir que los caballos centroeuropeos y los de tiro producen más semen que los PRE, Lusitanos o Árabes, por ejemplo, y que los Frisones suelen tener peor calidad, debido a los altos índices de consanguinidad en esta raza. Pero el factor más importante que determina la calidad del eyaculado y la fertilidad es el individuo.

 

Fuente: Ecuestre

Autoras: Raquel Benjumeda/Concha Gómez Cuétara (CRE Los Callejones del Duende)

El semen puede estar teñido de sangre (hemospermia) y presentar flóculos de pus como el ejemplo de la foto, lo que se conoce como piospermia.

Te recomendamos

Descubre los contenidos del número 428 de Ecuestre, que ya puedes conseguir en el kio...

¿Qué tipo de cama tiene vuestro caballo en su box? Conoce algunos de los materiales n...

Nuevo vídeo con los highlights de mi paso por el Arezzo Equestrian Centre junto a In2...

Nos vamos a centrar en las lesiones producidas sobre los tendones, muy frecuentes en ...