La evaluación del exterior de los caballos de deporte

No queremos criar estatuas; por lo tanto siempre es importante evaluar el exterior no sólo mientras el caballo está parado. El Hannoveraner Verband nos hace la composición del retrato ideal del caballo Hannoveriano.
-
La evaluación del exterior de los caballos de deporte
La evaluación del exterior de los caballos de deporte

Obtenemos una valiosa primera impresión, cuando el caballo está de pie frente a nosotros, pero es de absoluta necesidad ver al caballo en movimiento. Nos permitirá evaluar cómo el caballo se lleva a sí mismo, cómo maneja su cuerpo y cómo los atributos de la construcción, que evaluamos en parado, ahora influyen en el movimiento. Para juzgar la corrección y los cascos, además es recomendable evaluar a los caballos mientras se mueven sobre una superficie dura y no, por ejemplo, en arena o hierba.

Pincha en VIDEO

Estos atributos son importantes porque apoyan la funcionalidad, la capacitación deportiva y la salud de un caballo de deporte. Además de evaluar si el caballo cumple estos criterios o no, la evaluación del caballo también sirve para identificar las fortalezas y debilidades potenciales que un jinete o entrenador debe tener en cuenta a la hora de comprar un caballo, así como en su entrenamiento. Especialmente para este último, un ojo educado y la formación adecuada para superar una debilidad existente sirven para mejorar las capacidades de un caballo y ayudar a mantener el caballo saludable.

La evaluación del exterior de los caballos siempre ha tenido un papel importante en la cría. Esta evaluación presenta valiosas conclusiones sobre la calidad y el uso ya en caballos jóvenes y por lo tanto da una indicación sobre el valor del caballo (y su descendencia) como caballo de deporte en las correspondientes disciplinas.

 

 

La evaluación de los caballos no es exactamente una ciencia. Los criterios sobre cómo debe estar constituido un buen caballo de deporte fueron desarrollados a través de la experiencia de muchas generaciones de expertos en caballos. Esto manifiesta la ausencia de un motivo oculto en su evaluación. Nos esforzamos claramente para criar un caballo de tipo, no obstante la evaluación del exterior se centra en su funcionalidad, más que en su belleza.

La Asociación de Criadores de Caballos Hannoverianos, “Hannoveraner Verband”, divide la evaluación de yeguas de cría y de sementales en seis componentes exteriores, todos ellos puntuados entre 1 (muy malo) y 10 (excelente). Los componentes son la cabeza, el cuello, la zona de la silla, el formato, las manos y los pies.

Cabeza.- De todos los componentes, la evaluación de la cabeza es probablemente la más subjetiva. Diferentes razas prefieren diferentes formas de cabezas. Sin embargo, hay algunos ideales comunes. Un ojo grande, claro y abierto es deseable, que irradie tranquilidad e inteligencia. Este resplandor especial también influye en el tipo de caballo.

Cuello.- El caballo utiliza el cuello para el equilibrio, tanto en los movimientos en doma como en salto. La longitud y la forma del cuello son importantes. El cuello debe ser de longitud media y bien desarrollado y sin cuello de ciervo. Debe estrecharse hacia la cabeza y debe haber una cierta libertad en la mandíbula para permitir la movilidad en la nuca. Desfavorables formaciones de cuello pueden causar problemas con respecto a un buen contacto, lo que creará problemas a la hora de montar.    

Zona de la silla de montar.- La posición y la longitud del dorso, así como el desarrollo de la cruz, determinan la calidad de la posición de la silla. Un dorso largo y una cruz un poco angulosa, no demasiado alta, pero si larga en la parte posterior, son deseables. Tal construcción ayuda a colocar al jinete en el centro del caballo. Por lo tanto, una buena posición de la silla cuando va el jinete encima es importante para el equilibrio del caballo. Las deficiencias respecto a la construcción del dorso pueden afectar negativamente el alcance y la movilidad en el dorso del caballo.

Formato.- El formato es una puntuación bastante compleja y a menudo es erróneamente relacionado con el tamaño del caballo. ¿Cuándo tiene un caballo un buen formato?

• Cuando tenemos un caballo largo y rectangular, con proporciones correctas. Los cuartos delanteros (hasta el final de la cruz), la parte media (esencialmente la parte posterior) y el cuarto traseros deberían ser de la misma longitud. Si es así, estamos mirando un caballo equilibrado.

• Cuando el caballo tiene una buena línea superior. Esto requiere que la espalda sea fuerte, pero elástica, especialmente en la conexión sobre el área lumbar, donde la parte media se encuentra con los cuartos traseros. La grupa debe ser larga y tener las angulaciones correctas. La grupa de un caballo de salto puede ser ligeramente más recta que la grupa de un caballo de doma, en el que una grupa ligeramente inclinada es deseable.

• Cuando el caballo es de extremidades largas y construido cuesta arriba.

Las evaluaciones han demostrado que la puntuación para el formato está relacionada con la manejabilidad y la calidad del movimiento más que cualquier otra puntuación.

Manos.- El posicionamiento de las manos tiene una influencia inmediata en la salud a largo plazo y al uso de un caballo. Un fundamento correcto es esencial para un caballo de alto rendimiento. Sus criterios, que se aplican a las patas delanteras y traseras, incluyen articulaciones fuertes y bien desarrolladas, una formación bien alineada de las extremidades y cascos bien formados y correctamente colocados. La construcción de los menudillos es de especial importancia. La elasticidad suficiente de los menudillos aumenta la elasticidad del movimiento. Los menudillos necesitan una cierta longitud. Sin embargo, si son demasiado largos, se vuelven débiles y flácidos cuando el caballo se utiliza para montar. Esto podría crear un riesgo significativo de problemas de cojera.
Pies.- Mucho de lo que se dijo acerca de las manos con respecto a las articulaciones y la corrección también se aplica a los pies. Las patas traseras se consideran el motor del caballo. Para poder desarrollar un potente impulso con los pies, ciertos atributos de construcción son útiles. Además de la definición de las articulaciones, la angulación y la conexión de las patas traseras al resto del cuerpo son de suma importancia. Si la posición de los pies está formada demasiado lejos de la masa, el caballo tendrá dificultades para caminar bajo el punto de gravedad y llevar peso sobre esta extremidad trasera. Un ángulo correcto en el corvejón es de gran importancia, ya que es el mejor requisito previo para crear un poderoso impulso de la parte posterior.

Tipo.- La puntuación para el tipo cubre dos criterios: la raza y el género. El tipo de la raza Hannoveriana ha cambiado considerablemente en el curso de décadas, porque el uso del caballo Hannoveriano también ha cambiado. Hoy criamos caballos para las diversas disciplinas que ofrece el deporte ecuestre. Los caballos deben tener habilidad atlética, tener un físico de buenas largas lineas y al mismo tiempo, tener un poco de sangre y ser versátil. El tipo de género significa que los sementales son masculinos y las yeguas femeninas.

 

Próxima subasta

¿Está planeando comprar un caballo? La colección de la subasta de Verden, del 4 y 5 de agosto, con potrillos de destete y yeguas de cría, presenta estrellas del mañana y compañeros para toda la vida.

Estamos encantados de presentar una exquisita colección de 114 interesantes potrillos de destete, ¡cuidadosamente elegidos para usted! La colección se completa con siete brillantes yeguas de cría, con internacionales linajes de alto rendimiento.

Para más información, PINCHA ESTE ENLACE.

Las evaluaciones han demostrado que la puntuación para el formato está relacionada con la manejabilidad y la calidad del movimiento más que cualquier otra puntuación.

Aquí vemos cómo el exterior entra en acción: “Woodlander-Farouche” (“Fuerst Heinrich” / “Dimaggio”), doble campeón mundial de caballos de doma en 5 y 6 años. Una perfecta conformación exterior proporciona la plena predisposición como caballo de deporte y esto es la meta de todo criador. (Foto: Frieler) 

Aquí vemos cómo el exterior entra en acción: “Woodlander-Farouche” (“Fuerst Heinrich” / “Dimaggio”), doble campeón mundial de caballos de doma en 5 y 6 años. Una perfecta conformación exterior proporciona la plena predisposición como caballo de deporte y esto es la meta de todo criador. (Foto: Frieler)