¿Nos ponemos a criar?

Todos los propietarios de una yegua o un caballo entero en algún momento nos hemos planteado la idea de criar con ellos. Cuando la idea pasa a convertirse en realidad, comienzan a aparecer los problemas reales que supone criar con caballos y para los que debemos estar prevenidos.
-
¿Nos ponemos a criar?
VETERINARIA

Criar no es una actividad demasiado rentable, pues es mucho el dinero que se invierte, los riegos que se corren y el tiempo que se emplea. Desde que se cubre la yegua hasta que yendo todo bien comenzamos a montar el potro transcurren cuatro años. Con esto no quiero desalentar a ningún propietario que quiera criar, sólo explicar las verdades sobre la cría de caballos.

 

 


Estudiar los orígenes del semental y valorar su idoneidad genética para nuestra yegua es un paso obligado, aunque no nos asegure el éxito.

La genética puede ser cruel

Empezaremos hablando de la genética y reconociendo que puede ser muy cruel, pues no siempre cruzar una buena yegua con un buen semental nos garantiza que el potro vaya a heredar la buena genética de los padres. También puede heredar la mala y esta mala genética puede no verse en los primeros meses de vida del potro, sino ya a una edad más avanzada, con el gasto que supone haber criado el potro que luego no va a servir para nuestros propósitos.

También debemos tener en cuenta que si nuestro caballo tiene algún tipo de enfermedad con factor hereditario, como puede ser la osteocondrosis, no deberíamos emplearlo para la cría, pues está transmitiendo esta enfermedad a toda su descendencia.

Estudiar los orígenes del semental y valorar su idoneidad genética para nuestra yegua es un paso obligado, aunque no nos asegure el éxito.

Imagen al microscopio de los espermatozoides del semental tras la extracción de semen con vagina artificial.

A la hora de cruzar nuestro caballo hay que valorar su genética y cuál va a ser el mejor cruce. Tenemos que tener en cuenta las características del caballo que queremos obtener y para qué lo vamos a emplear. En el caso de los caballos deportivos, ya sean de salto, doma o completo, si tenemos un caballo grande con mucho hueso, tendremos que cruzarlo con otro más ligero, para obtener así un caballo más deportivo. Si el temperamento de nuestro caballo es caliente y buscamos un caballo más sereno, deberemos cruzarlo con un caballo frío. Estos cruces nunca son una garantía, como ya hemos hablado anteriormente. Pero probabilidad puede estar más de nuestro lado para la obtención del caballo que buscamos. Desde luego, si cruzo dos caballos calientes para obtener un caballo de carácter frío, las probabilidades de obtenerlo son mucho menores.

Imagen al microscopio de los espermatozoides del semental tras la extracción de semen con vagina artificial.

Extracción de semen con vagina artificial, utilizando una yegua señuelo. 

La yegua en un factor muy importante en la cría, aunque normalmente se le atribuye mayor importancia al macho. El potro hereda muchas cosas de su madre: genética, carácter, movimientos, inmunidad. La madre también influye en el tamaño del potro.

Un estudio en el que cruzaban yeguas de poni con percherones y percheronas con machos de poni, demostró que los potros de percheronas con ponis, siendo más pequeños que el cruce de dos percherones, eran más grandes que el cruce de la yegua poni con el macho percherón. Esto es porque el tamaño de la madre determinaba el tamaño final del potro.

Por ello, si queremos obtener potros grandes lo que tenemos que hacer es cruzar una yegua grande; si cruzamos una yegua de tamaño pequeño con un caballo muy grande para obtener así un potro grande, lo que podemos provocar en determinados casos es un parto difícil con las graves consecuencias que conlleva.

Extracción de semen con vagina artificial, utilizando una yegua señuelo. 

Detalle de una vagina artificial con la que se realiza la extracción de semen al semental para su refrigeración o congelación posterior.

Las yeguas deberían criar entre los 4 y los 10 años, pero esto en el caso del caballo deportivo es prácticamente imposible. ¡¡Como vamos a poner a criar nuestra yegua en plena vida deportiva, perdiendo como mínimo año y medio en el proceso y con la consecuente pérdida de forma atlética!! Las yeguas deportivas se ponen a criar muy tarde, alrededor de los 16 años, a no ser que hayan sufrido algún tipo de lesión antes de esa edad.  Criar a esa edad conlleva una serie de dificultades añadidas a las ya de por si normales en la cría. Las yeguas mayores tienen más dificultades para quedarse preñadas, en ocasiones el útero puede presentar algunas alteraciones, los ovarios no funcionar normalmente, los óvulos tener una mala calidad genética y los partos ser más difíciles en primerizas.  Por ello actualmente se está empleando cada vez más la transferencia de embriones, que permite obtener un potro de nuestra yegua deportista sin tener que detener su carrera deportiva. A nuestra yegua se le extraerá un óvulo fecundado por el semental que hayamos escogido y se le transferirá a una yegua matrona, que será la que lo geste y críe. Este proceso conlleva gastos y riesgos como todo proceso de cría de caballos.

La yegua matrona también es importante en la transferencia de embriones, pues el potro sólo adquirirá de nuestra yegua deportiva la genética. Por lo que he explicado anteriormente, debe ser buena madre, haber criado con anterioridad y ser una buena yegua, con buen tamaño;  ya hemos explicado anteriormente todo lo que la yegua aporta al potro que no sólo es genética, sino que viene de su convivencia.

Las  yeguas mayores también pueden criar, sólo que debemos tener en cuenta que el proceso puede ser más costoso debido a la necesidad de administrar tratamientos, hormonas o tener que repetir varias veces el proceso de inseminación. Yo recomiendo hacer un pequeño estudio de fertilidad a las yeguas antes de empezar a criar, que incluya el control ecográfico del celo, una citología uterina y la observación del cérvix.

Detalle de una vagina artificial con la que se realiza la extracción de semen al semental para su refrigeración o congelación posterior.

Ecografía del folículo de la yegua para determinar el momento de inseminación, fundamental para que la operación tenga éxito.

Formas de cubrición

Las yeguas actualmente se pueden preñar de diferentes formas. La clásica, la monta natural, conlleva un riesgo físico para la yegua, pues puede sufrir lesiones durante la cubrición del macho, como mordiscos o patadas.

Uno de los métodos más empleados actualmente es la inseminación artificial, que puede realizase con semen refrigerado o fresco. Este tipo de inseminación tiene sus ventajas y sus dificultades. Las ventajas son que se puede inseminar la yegua con semen de un caballo que esté en otro país, lo que ha mejorado mucho la oferta genética, pues se pueden emplear muchos más sementales y que no es necesario mover la yegua de nuestra casa. Las desventajas de este método es que debe ser realizado por un veterinario, pues se necesita tener un control exhaustivo del ciclo reproductivo de la yegua para inseminarla en el momento preciso.

¿Cuándo escoger semen refrigerado o congelado? En el caso de yeguas mayores recomiendo el empleo de semen refrigerado, pues hay mayor probabilidad de que queden gestantes, lo que no excluye el empleo de semen congelado en las mismas. El semen congelado se emplea en caso de que el semental haya fallecido. ¡¡Sí!!, gracias a la congelación se puede emplear semen de sementales fallecidos hace ya tiempo. También en el caso de que por actividad deportiva del semental, éste no se encuentre presente en la yeguada para la extracción de semen en el momento de necesitarlo para inseminar a la yegua.

El empleo de semen congelado requiere un control aún mayor sobre la yegua que el semen refrigerado. Por eso debemos valorar qué es mejor para el tipo de yegua que tenemos y el presupuesto que manejamos para la inseminación.

Ecografía del folículo de la yegua para determinar el momento de inseminación, fundamental para que la operación tenga éxito.

Detalle de una ecografía de útero de una yegua en celo.

¿Qué método utilizo para el semental?

En el caso de que tengamos un semental y lo queramos emplear para criar hay ciertos factores que también se deben tener en cuenta. Si el caballo es la primera vez que cría o si lleva tiempo sin criar, lo primero que se debería hacer es una extracción para eliminar los espermatozoides que ya llevan tiempo almacenados en los testículos y unos días después hacer otra extracción para estudiar la calidad de semen. Esto conlleva el uso de vagina artificial y una yegua en celo o un maniquí en el caso de que el caballo este acostumbrado a utilizarlo. Emplear yeguas siempre conlleva un riesgo para el semental, pues puede sufrir una patada por parte de la yegua durante la monta.

Si su empleo para la cría es algo puntual, el mejor método es la monta natural. Si lo que queremos es comercializarlo como semental existen varios métodos posibles.

La monta natural, en la que el caballo recelará la yegua y la montará cuando esté receptiva, es el método más económico de todos, pero requiere a yegua y semental presentes en el mismo lugar.

La extracción de semen refrigerado requiere la presencia del veterinario, pues al caballo se le extraerá el semen con una vagina artificial con los requisitos que he explicado anteriormente. El semen será preparado para su envío refrigerado. Este método presenta ciertos inconvenientes: la solicitud del semen por parte del propietario de la yegua se hace 24 horas antes de necesitarlo, por lo que el semental debe estar disponible temprano para la extracción y el semen debe ser enviado lo antes posible al lugar donde se encuentre la yegua solicitante. Esto, en el caso de ganaderías con veterinarios en plantilla es un proceso fácil, pero en el caso de particulares se deben tener en cuenta los gastos, la disponibilidad del veterinario y la del semental.

En el caso del semen congelado los inconvenientes son otros; aquí no tenemos las prisas que hay con el refrigerado, pues el semen esta en pajuelas almacenado dentro de un tanque de nitrógeno líquido listo para ser enviado en cualquier momento. Aquí el problema es el coste del mantenimiento del tanque de nitrógeno y que el semen debe ser apto para su congelación. El semen del semental será sometido a un estudio de congelación y descongelación para determinar si soporta el proceso y servirá para inseminar yeguas posteriormente.

Detalle de una ecografía de útero de una yegua en celo.

Embalaje para el envío de semen refrigerado. Con este sistema se puede enviar o recibir semen de diferentes partes de España o Europa en 24 horas.

 

Criar, una decisión sopesada

Con este artículo no quiero hacerte pensar que criar es una tarea imposible para un aficionado, sólo que tengas en cuenta que existen dificultades y diferentes métodos que debes valorar a la hora de decidirte a criar caballos. Por ello en caso de dudas consulta a tu veterinario, él es quien mejor puede aconsejarte acerca de cuál es el mejor método a emplear en el caso de tu caballo.

 

Fuente: Ecuestre

Autora: Leticia Corredor (Veterinaria)

leticorredor@yahoo.es

 

Embalaje para el envío de semen refrigerado. Con este sistema se puede enviar o recibir semen de diferentes partes de España o Europa en 24 horas.

Te recomendamos

Conoce los contenidos del número 434, que ya puedes adquirir en kiosco o en su edició...

Cómo deben estar conformados los cascos del caballo y sus patologías más frecuentes...

Hoy os traigo una lista de algunos alimentos (frutas y verduras) que nuestros caballo...

Los que amamos a los caballos soñamos con recorrer el mundo... o parte de él, para en...

En ocasiones, salir de la cuadra puede suponer un riesgo. Por ello, hablo de algunas ...

Afortunadamente, cada vez hay más caballos mayores compitiendo en una multitud de dis...