La importancia de los cascos

Las extremidades del caballo son como pilares y los cascos serían la base del pilar. Si la base no tiene una buena forma y calidad lo mas seguro es que el pilar se caiga, agriete o incline. Esto mismo pasa con los cascos del caballo: si no están bien conformados y si no son de buena calidad, lo más seguro es que la extremidad sufra lesiones.
-
La importancia de los cascos
VETERINARIA

El tamaño del casco debería ir en concordancia con el tamaño del caballo, por ello caballos grandes deberían tener cascos amplios y voluminosos y los caballos pequeños, cascos más reducidos. La conformación del casco debe tener unas medidas y presentar unas características para estar bien balanceado.  A continuación detallaremos unas bases para conseguir un casco con un correcto balance.

 

La línea de la corona y de la palma deben ser paralelas y perpendiculares a una línea imaginaria que divide la extremidad en dos.

El ángulo formado por la cara dorsal del casco y por la solear (cara del casco donde asienta la herradura) debería ser de 53-58 grados en los miembros anteriores y 55-60 grados en los posteriores. La cara dorsal y la palmar del casco deben ser paralelas. Normalmente la muralla interna es más vertical que la lateral, que es más inclinada, pero deben tener aproximadamente la misma longitud. La corona siempre debe ser paralela a la cara solear y los talones, paralelos.

El casco del miembro anterior debe tener forma redondeada, mientras que el posterior tendrá forma triangular. La suela del casco debe ser más larga que ancha, mientras que los talones y las lumbres deben tener la misma anchura. La suela es algo más cóncava en las manos que en los pies.

La línea de la corona y de la palma deben ser paralelas y perpendiculares a una línea imaginaria que divide la extremidad en dos.

La ranilla debe estar bien orientada, apuntando al centro de las lumbres y ser flexible.

El eje cuartilla-casco debe ser recto, de tal forma que si trazamos una línea en la superficie dorsal del casco, ésta se debe continuar con una línea imaginaria trazada sobre la cuartilla. Desviaciones de este eje con el tiempo producirán lesiones de la extremidad afectada.

Ligeras variaciones de la conformación no causan grandes inconvenientes, pero grandes diferencias pueden modificar la dinámica del casco y acabar provocando lesiones.

La ranilla debe estar bien orientada, apuntando al centro de las lumbres y ser flexible.

La pared del casco y la cara dorsal de la cuartilla trazan una línea recta.

Hay que tener en cuenta que el casco es una estructura viva que crece de forma constante y en consecuencia tiene capacidad para deformarse, debido a las fuerzas que se le aplican y perder la conformación correcta. Como consecuencia, un caballo con una buena conformación de casco puede perderla, siendo por ello importante un correcto herraje para ayudar a mantener la correcta conformación.

La pared del casco y la cara dorsal de la cuartilla trazan una línea recta.

Radiografía de una marcada desviación del eje podofalangiano, desde el mudillo hasta la tercera falange.

 

El apoyo del casco al paso también nos da una idea de la conformación o posibles lesiones, pues el apoyo debe ser en un tiempo, es decir, todo el casco contacta al mismo tiempo con el suelo. Si el apoyo se produce primero con la lumbre o con el talón, con la parte lateral o medial del casco, puede indicar dolor, problema de conformación de la extremidad o un desequilibrio del casco.

La calidad del casco hace referencia a salud general del casco, por lo que debemos tener en cuenta la dureza de la muralla, la ranilla, la calidad de la línea alba, etc.

Los cascos blancos suelen tener menor dureza que los cascos pigmentados y por ello requieren más atenciones.

Más adelante resumimos las patologías más frecuentes que afectan a los cascos.

Radiografía de una marcada desviación del eje podofalangiano, desde el mudillo hasta la tercera falange.

 

Imagen radiográfica de un absceso en el interior del casco.

Mejorando la calidad del casco

Para mejorar la calidad de los cascos, ya sea por debilidad o después de una enfermedad, yo recomiendo la administración de suplementos que contengan ciertos nutrientes, entre ellos la biotina. La biotina es una vitamina del grupo de las vitaminas “B”, que los mamíferos no sintetizan, pero que la necesitan, por lo que es necesario su aporte en la alimentación diaria.

La biotina participa en la síntesis de diversas proteínas, entre ellas la queratina, que es una de las proteínas estructurales de la epidermis, lo que significa que esta proteína está presente en la piel, el pelo y los cascos. La suplementación con biotina a largo plazo mejora la calidad  del casco. Hay muchos suplementos de biotina; para que un suplemento sea eficaz es muy importante que la biotina esté asociada a otras sustancias importantes para el casco, como zinc, cobre, metionina, cistina, lisina, etc.

El zinc y cobre son necesarios para la síntesis de queratina y colágeno, por ello deben estar presentes en los suplementos destinados a la mejora de la calidad del casco.

Los suplementos para cascos contienen metionina, pero este no es el único aminoácido presente en la proteína del casco. En definitiva, un buen suplemento para el casco debe contener arginina, leucina, lisina, prolina, serina, glicina y valina, así como metionina y cistina, estos dos últimos claves para la producción de queratina.

 

Patologías frecuentes

 

  • HORMIGUILLO

Los cascos con exceso de humedad, ya sea por mala higiene de la cama o por la humedad del terreno padecen frecuentemente podredumbre de ranilla u hormiguillo.

Imagen radiográfica de un absceso en el interior del casco.

Ejemplo de tapas rotas de un casco con hormiguillo.

El hormiguillo es una infección provocada por un hongo y  una bacteria que afecta a la línea alba provocando cojera. El tratamiento requiere la resección de la pared de casco afectada y reconstrucción de la muralla si la superficie afectada es muy grande junto con la aplicación de sustancias antisépticas.

 

Ejemplo de tapas rotas de un casco con hormiguillo.

Casco reconstruido con acrílico de las tapas rotas debido a hormiguillo.

La podredumbre de ranilla provoca reblandecimiento y mal olor de la misma, el tratamiento requiere la aplicación de sustancias que contengan sulfato de cobre, sulfato de zinc o formaldehído.

  • DEFECTOS DE LA PARED

Los llamados cuartos son grietas que se producen en la pared del casco. Pueden ser completas cuando van desde la corona hasta la herradura o incompletas si no afectan a toda la altura del casco.  Las incompletas pueden localizarse en la corona o en la suela. Los diferentes tratamientos van destinados quitar presión de la grieta, por lo que se puede hacer un surco perpendicular a la grieta, rebajar la muralla por debajo, poner grapas, herradura con barra o reconstrucción con diferentes materiales.  La curación es un proceso lento que puede tardar de 5-10 meses, pues necesita que crezca el casco para su curación.

  • INFECCIONES O HEMATOMAS EN EL INTERIOR

Las infecciones del interior del casco pueden están causadas por objetos punzantes  y los hematomas por golpes. Provocan cojeras muy marcadas y el tratamiento de las heridas punzantes es más complicado.  El diagnóstico en ocasiones puede requerir radiología para ver la extensión de la lesión y estructuras afectadas.

El primer paso es el legrado de los tejidos infectados, lavado antiséptico y vendaje impermeable para evitar contaminación.  El tratamiento y pronóstico de las heridas punzantes depende de las estructuras internas que se hayan visto afectadas. Si llegan a afectar a estructuras sinoviales, articulares u óseas puede ser necesario un tratamiento quirúrgico.

  • LAMINITIS

También conocida como infosura, se produce por la inflamación de la laminas pedales que son las que mantienen unidos el casco y la falange distal, lo que provoca la rotación o hundimiento de la tercera falange dentro del casco. Las principales causas que la provocan son las alteraciones gastrointestinales, metritis, enfermedades metabólicas. Suele afectar a las extremidades anteriores.

Esta enfermedad provoca mucho dolor en las manos y una postura típica en el caballo que apoya su peso en las extremidades posteriores y rehúsa a caminar, en casos muy graves se tumba y se niegan a levantarse. Los caballos afectados tienen pulso digital positivo. Es una enfermedad muy grave y que requiere rápidamente atención veterinaria.

Casco reconstruido con acrílico de las tapas rotas debido a hormiguillo.

Herraje terapéutico en una laminitis, con elevación de la ranilla y sin clavos.

Para su diagnóstico es necesaria la radiología para determinar el grado de rotación de la falange dentro del casco. Si es inferior a 5º el pronóstico para el retorno a la actividad deportiva es favorable; si la rotación es mayor de 11º el pronóstico es desfavorable.

El tratamiento de la laminitis requiere el de la enfermedad que la provocó, así como tratamiento médico con antiinflamatorios, vasodilatadores, antitrombóticos, todo encaminado a mejorar la circulación sanguínea de las láminas del casco. También en el tratamiento en la fase aguda se realiza el escayolado de los cascos con elevación de la ranilla para reducir la presión sobre las láminas y proporcionar una cama blanda y las duchas de agua fría o la aplicación de hielo sobre el casco.

Una vez ha pasado la fase aguda se puede realizar un herraje terapéutico con el que se vaya reduciendo el ángulo entre la falange distal y la pared del casco que ha provocado la laminitis.

  • CRANCO

Es una proliferación crónica de los tejidos de la planta del pie y se asocia a una mala higiene. Tiene una coloración blanquecina, maloliente y sangra con facilidad, pudiendo provocar cojera, pues el tejido proliferativo es muy sensible.

El tratamiento es difícil y requiere eliminar el tejido proliferativo, limpieza antiséptica, aplicación de antibióticos y astringentes tales como acido pícrico, peróxido de benzoilo disuelto en acetona y otros. El tejido también puede extirparse mediante electrocauterización, láser o criocirugía.

Herraje terapéutico en una laminitis, con elevación de la ranilla y sin clavos.

Herraje ortopédico para navicular, con herradura con barra y plantilla con silicona.

Mis consejos

-          No hay que olvidar limpiar diariamente los cascos y darles grasa dos veces por semana para mantenerlos hidratados.

-          Me gusta aplicar la grasa después de la ducha, pues crea una capa protectora que mantiene la humedad dentro del casco.

-          En el caso de caballos con cascos que presenten exceso de humedad, es decir, que se les levanten las tapas o tengan podredumbre de ranilla, no aplicar grasa, sino sustancias secantes como el sulfato de cobre o de zinc dos veces a la semana en las zonas de humedad que suelen ser la línea de las claveras y la ranilla.

-          Mucho cuidado al aplicar estos productos, pues son muy irritantes y pueden dañar la piel del caballo y la nuestra.

Fuente: Ecuestre

Autora: Leticia Corredor (Veterinaria)

leticorredor@yahoo.es

 

 

 

 

Herraje ortopédico para navicular, con herradura con barra y plantilla con silicona.

Te recomendamos

En ocasiones, salir de la cuadra puede suponer un riesgo. Por ello, hablo de algunas ...

Conoce los contenidos del número 432 de Ecuestre, que ya puedes conseguir en tus kios...

¿Cómo se os da lo de trenzar a vuestro caballo? Hablamos con Miriam Luque, trenzadora...

Afortunadamente, cada vez hay más caballos mayores compitiendo en una multitud de dis...

¿Mantilla o Sudadero? ¿Pechopetral o Martingala? ¿Salvacruz o Salvadorso? Estos nombr...