El balance “F” o Triangular

A los tres balances comúnmente considerados por los herradores en el momento de trabajar con un caballo, “X”, “Y” y “Z”, Daniel Anz añade en este artículo su visión sobre un cuarto balance: el “F”. Un balance que regula la distribución del peso del caballo sobre cada pie individual y sobre los cuatro pies en conjunto, permitiéndole contar con equilibrio corporal.
-
El balance “F” o Triangular
HERRAJE

Al tener en cuenta los factores presión y flexibilidad, he comenzado a trabajar sobre un nuevo balance al que he denominado balance “F” o Triangular: “F”, por estar enteramente basado en la flexibilidad vertical que posee el casco, y Triangular, por la uniforme distribución de presiones y contra presiones que convergen en el pie, con relación al centro de flexión en la pinza y los puntos de soporte en los dos talones, configurándose así el triángulo.

Hablamos de balance Triangular por la uniforme distribución de presiones y contra presiones que convergen en el pie, con relación al centro de flexión en la pinza y los puntos de soporte en los dos talones, configurándose así el triángulo.

El balance “F” o triangular corresponde al balance latero-medial que tiene en cuenta la flexibilidad vertical que posee el casco, en combinación con las fuerzas incidentes provenientes del peso del caballo y de las contra-fuerzas provenientes desde el piso. Como se dijo anteriormente, este balance regula la distribución del peso del caballo sobre cada pie individual y sobre los cuatro pies en conjunto, permitiendo al caballo contar con equilibrio corporal.

 

Flexibilidad vertical

Siempre se ha tenido en cuenta la flexibilidad horizontal o dilatación natural del pie, pero muy pocos herradores han considerado la flexibilidad vertical que se genera en el casco al recibir, estando descalzo, presión en un solo talón.

Las funciones naturales de la flexibilidad vertical del casco son:

-Proteger a las articulaciones del pie de las irregularidades del terreno.

-Permitir al caballo balancear su cuerpo sin generar puntos de sobrecarga en articulaciones y ligamentos.

Hablamos de balance Triangular por la uniforme distribución de presiones y contra presiones que convergen en el pie, con relación al centro de flexión en la pinza y los puntos de soporte en los dos talones, configurándose así el triángulo.

La flexibilidad vertical se genera en el casco al recibir, estando descalzo, presión en un solo talón, y su conocimiento es clave para el desvasado y herrado de cada caballo.

-Permitir trasladar el peso del caballo desde un lado del pie hacia el otro.

-En conjunto con los balances “X”, “Y” y “Z”, otorgar equilibrio corporal al caballo.

Debido a estas importantes funciones, éste representa un conocimiento clave que el herrador debe considerar en el desvasado y herrado de cada caballo.

Al fijar la flexibilidad del casco con una herradura rígida, pueden ocurrir dos cosas:

1/ Fijar la flexibilidad en punto 0 y obtener coincidencia entre la línea de aplomo y el centro del casco. Se obtiene equilibrio de peso entre ambos lados del pie. Se obtiene el balance “F”.

2/ Fijar la flexibilidad en cualquier punto que no sea 0 y obtener desequilibrio en el pie por no coincidir la línea de aplomo con el centro del casco. Se obtiene desequilibrio de peso entre ambos lados del pie. Un lado soporta más peso que el otro. Se altera el balance “F”.

La alteración del balance “F” provoca el desplazamiento de la línea de aplomo desde el centro del pie y permite que un lado soporte más peso que el otro. Se produce una deformación del casco por compensación de fuerzas y, consecuentemente, un desequilibrio corporal.

La fotografía demuestra que el lado medial que presenta menor superficie de apoyo, soporta la mayor cantidad de peso.

En estos casos, el caballo debe compensar el desequilibrio mediante sus músculos y se ve obligado a sufrir contracciones musculares. En desequilibrios acentuados, los dolores por músculos contraídos se suman a dolores por lesiones óseas, articulares, de ligamentos y cartílagos. El caballo pierde notablemente su rendimiento físico y mental en el trabajo. Se distrae debido a sus dolores.

La flexibilidad vertical se genera en el casco al recibir, estando descalzo, presión en un solo talón, y su conocimiento es clave para el desvasado y herrado de cada caballo.

El lado medial que presenta menor superficie de apoyo, soporta la mayor cantidad de peso, alterándose así el balance “F” al desplazarse la línea de aplomo desde el centro del pie, deformándose el casco por compensación de fuerzas.

Corregir el balance “F”

Teniendo en cuenta la flexibilidad vertical del casco y, por consiguiente, el balance “F”, se pueden corregir o estabilizar cascos que presentan el mismo alterado o padecen desviaciones mediales o laterales.

La corrección se realiza en cascos desviados por desvasados incorrectos o por efectos de desgastes naturales de acción negativa, con el objetivo de retornar el casco a su forma original y de equilibrar nuevamente el pie.

En cambio, la estabilización es utilizada para ayudar al casco a no incrementar su desviación, que ha sido causada por un problema de conformación del caballo. Entiéndase que la estabilización no pretende corregir, y se tendrá en cuenta durante toda la vida del animal, porque la tendencia a la desviación siempre existirá desde el miembro afectado.

El lado medial que presenta menor superficie de apoyo, soporta la mayor cantidad de peso, alterándose así el balance “F” al desplazarse la línea de aplomo desde el centro del pie, deformándose el casco por compensación de fuerzas.

Teniendo en cuenta la flexibilidad vertical del casco, se pueden corregir o estabilizar aquellos que presentan el balance “F” alterado o padecen desviaciones mediales o laterales.

Durante la corrección o estabilización de cascos la edad del animal no influye, porque se trabaja sobre estructuras anatómicas flexibles, pudiéndose considerar el balance “F” tanto en potrillos como en caballos adultos, ya tengan aplomos correctos como alteraciones en los balances “X” e “Y”.

En ambos casos, durante una corrección o una estabilización, se pretende aliviar el lado afectado del casco, es decir, retirar peso de aquel lado que tiene la pared con menor ángulo y el bulbo del talón sobreelevado.

El traslado de peso desde un lado hacia el otro del pie y del caballo en conjunto, se logra únicamente teniendo en cuenta la flexibilidad vertical del casco y su correcta técnica de recorte o desvasado.

Desvasar un casco en forma correcta significa realizar un corte entre la parte que corresponde a la anatomía funcional del pie y la parte que ha crecido. La parte que ha crecido es la que debe recortarse para recuperar el aplomo.

Teniendo en cuenta la flexibilidad vertical del casco, se pueden corregir o estabilizar aquellos que presentan el balance “F” alterado o padecen desviaciones mediales o laterales.

Durante una corrección o una estabilización, se pretende aliviar  el lado afectado del casco, es decir, retirar peso de aquel lado que tiene la pared con menor ángulo y el bulbo del talón sobreelevado.

Falseo de Flexión

La corrección o estabilización de cascos desviados, o la búsqueda del equilibrio perfecto de punto 0, puede llevarse a cabo con éxito teniendo en cuenta lo que he denominado falseo de Flexión. La palabra flexión proviene del movimiento que experimenta el casco a partir del centro de la pinza, durante su flexibilidad vertical, al recibir presión en uno de sus dos talones.

Realizar un corte entre la parte que corresponde a la anatomía funcional del pie y la parte que ha crecido, es tener en cuenta la línea y puntos de cortes naturales que presenta el pie.

Si se desvasa un casco desviado respetando los puntos naturales de corte, el falseo de Flexiónaparecerá automáticamente en el lado del casco que ha estado soportando mayor presión, obteniéndose una palma con dos planos diferentes. Al apoyar una herradura perfectamente plana, el lado que ha estado recibiendo mayor presión quedará momentáneamente en el aire, partiendo el falseo de Flexión desde el centro de la pinza en incremento hacia el talón.

Durante una corrección o una estabilización, se pretende aliviar  el lado afectado del casco, es decir, retirar peso de aquel lado que tiene la pared con menor ángulo y el bulbo del talón sobreelevado.

El falseo de Flexión tiene su origen en el espacio que se crea entre el casco y la herradura, desde el centro de la pinza en incremento hacia el talón.

El falseo de Flexión tiene su origen en el espacio que se crea entre el casco y la herradura, desde el centro de la pinza en incremento hacia el talón, cuando el mismo talón se encuentra sobreelevado por haber estado recibiendo mayor presión que el otro. La magnitud del espacio que se verá entre la herradura y el casco depende del grado de desviación del mismo.

En todos los casos, cuando el caballo pisa descalzo o se procede a clavar la herradura, el falseo desaparece instantáneamente por el alto grado de flexibilidad vertical que posee el casco.

Este proceso es el comienzo del tratamiento que logra distribuir las presiones en forma pareja en ambos lados de un mismo pie.

Durante el tratamiento de corrección de un casco con desviación aguda, la simetría total o la distribución perfecta se obtiene luego de varios herrados, variando el número de acuerdo al grado de desviación y a la causa del problema.

Cuando se trata una desviación latero-medial sin herradura, el proceso es más lento porque no se cuenta con la herradura y los clavos para inducir a la eliminación del falseo.

El falseo de Flexión tiene su origen en el espacio que se crea entre el casco y la herradura, desde el centro de la pinza en incremento hacia el talón.

En todos los casos, cuando el caballo pisa descalzo o se procede a clavar la herradura, el falseo desaparece instantáneamente por el alto grado de flexibilidad vertical que posee el casco.

La importancia del tratamiento de corrección o estabilización, relacionado con el balance F, reside en que el tratamiento parte desde la causa natural del desbalance. Ello constituye la principal diferencia respecto de los tratamientos tradicionales, que intervienen directamente en la consecuencia sin considerar su causa, logrando solamente ocultar el problema sin combatirlo.

Debido a que el tratamiento relacionado con el balance F genera un alivio instantáneo de dolores, se compara con extraer la piedra del zapato, siempre será un alivio extraerla aunque la misma se encuentre allí desde hace mucho tiempo.

En el próximo y último artículo, se expondrá la forma de desvasar un casco interpretando la información que él mismo nos presenta, dando a conocer los límites naturales de corte de acuerdo a cada caballo como individuo.

 

 

Fuente: Ecuestre

Textos: Daniel Anz

 

 

En todos los casos, cuando el caballo pisa descalzo o se procede a clavar la herradura, el falseo desaparece instantáneamente por el alto grado de flexibilidad vertical que posee el casco.

Te recomendamos

En ocasiones, salir de la cuadra puede suponer un riesgo. Por ello, hablo de algunas ...

Conoce los contenidos del número 432 de Ecuestre, que ya puedes conseguir en tus kios...

¿Cómo se os da lo de trenzar a vuestro caballo? Hablamos con Miriam Luque, trenzadora...

Afortunadamente, cada vez hay más caballos mayores compitiendo en una multitud de dis...

¿Mantilla o Sudadero? ¿Pechopetral o Martingala? ¿Salvacruz o Salvadorso? Estos nombr...