Control y consecuencias del doping

El caballo de deporte se ha convertido en un atleta más y como tal, no es ajeno al dopaje. Como consecuencia, no está exento de ser sometido a las pruebas de doping que detectan el uso de sustancias prohibidas o de uso controlado.
-
Control y consecuencias del doping
VETERINARIA

El doping es el consumo o suministro de sustancias prohibidas, por ejemplo estimulantes, relajantes, hormonas, etcétera, con el fin de mejorar el rendimiento deportivo del caballo o jinete. Esta práctica es ilegal y está  penalizada en las disciplinas ecuestres.

El doping no es algo nuevo, se dice que los callos que competían en las cuadrigas en Roma eran dopados con ``hidromiel´´; no se tenía muy claro el efecto que provocaba en el caballo pero sí que estaba penado con la crucifixión. También se dice que en el siglo VII, a los caballos que competían en carreras en Inglaterra se les administraban bebidas alcohólicas para estimularlos.

El primer caso documentado es el del dopador inglés Donald Dawson que fue condenado en 1812 a la horca por administrar arsénico a sus caballos. Pero no es hasta  1900 cuando en Inglaterra aparece el doping estimulante practicado que empleaba sustancias como la cocaína, estricnina, cafeína y la heroína.

 

La FEI y el doping

La Federación Ecuestre Internacional (FEI) realiza un mayor control sobre los caballos y jinetes a fin de evitar fraudes y que los resultados sean por méritos propios. Por este motivo los controles anti-doping a día de hoy son más intensivos y rigurosos, así que si tienes un caballo de competición debes estar al corriente de los medicamentos y sustancias que le han sido o están siendo administradas a tu caballo para evitar incurrir en posibles sanciones durante las competiciones.

El reglamento FEI dice: “La finalidad de todas las competiciones organizadas por la FEI es conseguir que todos los participantes actúen en condiciones de igualdad, tanto caballos como jinetes y que el resultado de la competencia sea el resultado de sus méritos propios. Por lo tanto las muestras biológicas tomadas a tejidos orgánicos, fluidos corporales o excreciones de los caballos durante la competición no podrán contener sustancias prohibidas”. El término “sustancia prohibida” hace referencia a un producto, al metabolito o metabolitos del producto y a sus isómeros de origen, exógenos citados en la lista de sustancias prohibidas.

La FEI ha creado una sección en su página web llamada “clean sport” donde explica las sustancias prohibidas y demás temas a conocer a cerca del doping en caballos.

Los medicamentos y complementos más comúnmente utilizados en caballos de competición que dan doping, tienen unos márgenes de tiempo de utilización para no incurrir en positivos. 

Sustancias prohibidas

El reglamento FEI del doping prohíbe las sustancias incluidas en la lista que publicamos a continuación. Diferencia entre dos tipos de sustancias: las prohibidas y aquellas para las que autoriza unos niveles de uso.

Las sustancias prohibidas son aquellas que actúan sobre:

  • Sistema nervioso
  • Aparato cardio-vascular
  • Aparato respiratorio
  • Aparato digestivo
  • Aparato urinario
  • Aparato reproductor
  • Circulación sanguínea
  • Sistema inmunológico con excepción de las vacunas)
  • Sistema endocrino
  • Sustancias anti-infecciones( distintas a las parasitarias)
  • Sustancias antipiréticas, analgésicas y antiinflamatorias.
  • Sustancias citotóxicas

La lista FEI de sustancias prohibidas es enorme y la puedes consultar online en: https://inside.fei.org/fei/cleansport/ad-h/prohibited-list

Las sustancias para las que autoriza unos determinados niveles son:

<

table border="0" cellpadding="0">

<

ul>

  • Dióxido de carbono (CO2)
  • Boldenona (salvo en castrados)
  • Dimetil sulfóxido
  • Estranediol en machos (salvo castrados)
  • Hidrocortisona
  • Ácido salicílico
  • Testosterona
  • Teobromina
  • Los medicamentos y complementos más comúnmente utilizados en caballos de competición que dan doping, tienen unos márgenes de tiempo de utilización para no incurrir en positivos. 

    La inocuidad de un producto estará reflejada con total seguridad en su etiqueta. 

    Tiempo de detección

    Es el periodo de tiempo durante el cual un fármaco permanece en el sistema del caballo y puede ser detectado por los análisis del laboratorio. Se ve afectado por numerosos factores entre los que se encuentran el tamaño del caballo, el número de dosis administradas y diversas particularidades de cada animal, como por ejemplo, el metabolismo, enfermedades, etc., así como el límite de detección que establece el propio procedimiento de análisis utilizado. Por este motivo, el tiempo de retirada de un fármaco se decide por el veterinario y se determina calculando el tiempo de detección más un margen de seguridad que queda a la discreción del juicio profesional del veterinario.

    Las marcas comerciales de productos vitamínicos y otros complementos para caballos suelen indicar los días de retirada que deben aplicarse para no dar positivo en las pruebas de doping.

    Los medicamentos más comúnmente utilizados en caballos, como son la Fenilbutazona, Flunixin-megluminte, etcétera, también tienen unos tiempos de retirada que conviene conocer en caso de tener que administrar al caballo un tratamiento en las semanas previas a la competición. La Fenilbutazona tiene un tiempo de retirada de 7 días, el Flunixin de 6, algunos anestésicos locales 2 días, mientras que el tiempo de retirada de los corticoides varía en función de si son de acción lenta o rápida. Por ejemplo, la Dexametasona neceista 2 días y en cambio la Metilprednisolona, 28 días.

    Hay casos en los que un caballo, debido a una enfermedad, puede requerir el que se le administre una sustancia de medicación controlada. Los caballos que requieren este uso durante o antes de un evento deben obtener permiso para la participación en concurso mediante una ETUE, a través de un formulario de medicación para no incurrir en una sanción.

    La inocuidad de un producto estará reflejada con total seguridad en su etiqueta. 

    Conviene dejarse aconsejar por el veterinario sobre qué medicación administrar. 

    Casos de doping

    Muchos son los casos de caballos de competición que han dado positivo en pruebas de doping. Uno de los más conocidos es el que se produjo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 donde cuatro caballos dieron positivo en los controles realizados. “Goldfever” de Ludger Beerbaum, “Ringwood Cockatoo” de Bettina Hoy, “Waterford Crystal” de Cian O'Connor y  el caballo de Harald Riedl dieron positivo a diferentes sustancias prohibidas. Esto conllevó sanciones que provocaron que Alemania perdiera su medalla de oro por equipos y el irlandés Cian O'Connor la de oro individual, ambas en la modalidad de Salto de Obstáculos.

    Otro caso destacado fue el de los Juegos Olímpicos de China 2008, en cuya final de Salto de Obstáculos no pudieron participar cuatro caballos que dieron positivo por dopaje. Los cuatro binomios afectados fueron el brasileño Bernardo Alves y su caballo “Chupa Chup”, el alemán Christian Ahlmann y “Coster”, el irlandés Denis Lynch con “Latinus” y el noruego Tony Andre Hansen y “Camiro”. Los controles que se realizaron a estos caballos detectaron la presencia de capsaicina, sustancia dopante dadas sus propiedades hipersensibilizadoras y su capacidad para aliviar el dolor.

    Conviene dejarse aconsejar por el veterinario sobre qué medicación administrar. 

    Sanciones

    En los casos en los que un caballo da positivo en los controles antidopaje se producen una sanción que suele afectar a las personas responsables (jinete) y su personal de apoyo (veterinario). Las sanciones varían en función de si se trata de una competición nacional o internacional, pero serán decididas por un comité antidoping. Las sanciones suelen conllevar la descalificación de los resultados en el evento en el que ocurre la infracción, inhabilitación para competir durante un periodo de tiempo y multa económica.

     

    Tipos de medicaciones en el deporte

    Sustancias para ganar:

    - Estimulantes de corta duración (aguda).

    - Aplicaciones repetidas durante semanas  (crónica).

    - Pequeñas dosis de tranquilizantes administradas a caballos miedosos.

    Sustancias para perder:

    - Grandes dosis de tranquilizantes o sedantes.

    Sustancias para recuperar el rendimiento:

    - Anti-inflamatorios no esteroideos.

    - Corticoides.

    - Anestésicos locales.

     

    Mi consejo

    Vista la cantidad de sustancias incluidas en la lista FEI de las prohibidas, hay que andar con mucho cuidado a la hora de medicar un caballo o administrar vitaminas y otras sustancias, si se va a participar en competiciones. En ocasiones las infracciones no se realizan de manera intencionada, sino accidentalmente, por desconocimiento. Por ello lo mejor es dejarse aconsejar por el veterinario sobre qué medicación o con cuánta antelación se debe administrar al caballo de competición.

     

    Fuente: Ecuestre

    Autora: Leticia Corredor

    leticorredor@yahoo.es

     

     

    Te recomendamos

    Zanahoria Equitación es una marca de prendas de concurso, que ha nacido relativamente...

    Las articulaciones del caballo son el engranaje que permite el movimiento de la máqui...

    Cómo deben estar conformados los cascos del caballo y sus patologías más frecuentes...

    Hoy os traigo una lista de algunos alimentos (frutas y verduras) que nuestros caballo...

    Los que amamos a los caballos soñamos con recorrer el mundo... o parte de él, para en...