Buscando un camino junto a ellos

-
Buscando un camino junto a ellos
FILOSOFÍA ECUESTRE

Llevo reflexionando sobre lo que he estado haciendo con los caballos los últimos 30 años de mi vida. Reflexionando sobre cómo me sentía cuando estaba con ellos y qué sensaciones tenía cuando montaba.

Lo curioso es que los instantes pasados pie a tierra con los caballos, cepillándolos, cuidándolos, caminando junto a ellos hacia las cuadras o hacia los campos, parecían ser momentos fugaces y pasajeros, pero al mismo tiempo se consideraban como acciones necesarias para poder montarlos.

Ni yo ni la gran mayoría de personas a mi alrededor se cuestionaban si era una acción que les gustara hacer o si los caballos lo tomaban con agrado o si les hacía sentir bien.

Recuerdo la frase que me decían en la hípica donde iba cuando era pequeña: “tienes que cepillar al caballo que vas a montar para conocerlo antes de subirte encima”. Si pienso ahora en ese momento cuando le acicalábamos, el caballo estaba atado, no podía decir nada acerca de cómo se sentía, si le gustaba, si quería que le tocase allí o allá, etc. ¿Qué nivel de conocimiento mutuo era aquello?

Hace unos meses empecé a ir al campo donde mis caballos están sueltos, les quería acariciar, cepillar, rascarles y mi gran sorpresa fue cuando me di cuenta que la gran mayoría no tenían ningún interés o muy poco en el contacto físico, ni siquiera en nuestra cercanía. Esto hizo plantearme hasta qué punto hemos violado su intimidad.

Si no quieren ni ser tocados, ¿qué hacemos poniéndoles las cabezadas y las monturas? ¿Qué hacemos acariciándoles y dándoles palmaditas? ¿Qué hacemos subiéndonos encima de ellos durante horas?

¿Cómo no van a ir en la dirección contraria cuando nos ven venir? ¿Cómo no van a dejar de estar a tu lado si les sueltas en el campo o el bosque? Pues mientras más lejos estén de nosotros, más cómodos van a estar.

¿Cuántos caballos se resignan y aceptan ser tocados?

¿Aceptar es querer? ¿Aceptar significa gustar? ¿Aceptar es crear un vínculo de confianza con él?

 

Sofía Hagelberg (*)

Cavalls de Terraprim

 

(*) La autora de este artículo, Sofía Hagelberg, es Diplomada en Economía de Mercado, Licenciada en ADE, Experta Universitaria en Formación Ecuestre y años investigando bienestar y motivación en caballos y jinetes, Sofía Hagelberg es seguidora y participante en la ISES (International Society of Equine Science) y Equine Behaviour Forum

La búsqueda de coherencia y lógica para ambas partes del binomio le ha llevado a profundizar e investigar en áreas como la teoría del aprendizaje, biomecánica, optimización de patrones de movimiento, la teoría del Flow, bienestar mental y la teoría del apego, entre otros.

Hace unos 14 años que fundó Cavalls de Terraprim, que desde entonces sirve como base para seguir experimentando, investigando y difundiendo ideas sobre bienestar y motivación en caballos y jinetes.

Sofía Hagelberg está actualmente investigando sobre patologías de apego en caballos y su posible rehabilitación.

 

 

Te recomendamos

Zanahoria Equitación es una marca de prendas de concurso, que ha nacido relativamente...

Las articulaciones del caballo son el engranaje que permite el movimiento de la máqui...

Cómo deben estar conformados los cascos del caballo y sus patologías más frecuentes...