Ecuestre
Número 415
Septiembre 2017
Suscríbete
Estilo de vida

Conociendo a... María Félix. La reina de los hipódromos

Hoy voy compartir con vosotros algo que desconocía y que me ha sorprendido sobre un personaje que me encanta.
Conociendo a... María Félix. La reina de los hipódromos

Otras noticias

Conociendo a... Nacho Figueras

6 marzo 2017 | Noelia Martín

Unicornios en grandes dosis

10 febrero 2017 | Silvia

11 septiembre 2017 | Noelia Biondo

¡Muy buenas a todos y a todas!

Hoy voy compartir con vosotros algo que desconocía y que me ha sorprendido sobre un personaje que me encanta.

Desde hace bastantes meses descubrí a una mujer especial, muy inteligente, de la que especialmente me gustó su personalidad. Para mi sorpresa, a lo largo de su vida, estuvo fuertemente vinculada a los caballos. De una manera u otra, su vida estuvo ligada a estos animales, y me sentí identificada.

María Félix nació en 1914, en el rancho El Quiriego, en el estado de Sonora, México. Cuando era pequeña, con su hermano Pablo (uno de los otros 12 hermanos que tenía) se iban a montar. En su madurez, confesaba a los periodistas que la entrevistaban atónictos que ella y Pablo realizaban a galope tendido la acrobacia conocida como “parada india”, que consiste en cambiarse de tu montura a la de tu compañero de paseo en pleno galope. Me quedé estupefacta.

Su fama llegó con el tiempo, protagonizando su primera película a los 29 años, y en casi todas, cómo no, presente estaban los caballos. Como protagonista en el film Doña Bárbara pasó muchas horas montando a caballo.

Incluso llegó a estar tan arraigada que ganó varios premios con la cuadra de caballos que Alex Berger, su marido, puso a su nombre y que tenía 87 caballos, siendo una de las más importantes de Francia.

Algunos de los premios que ganó fueron el Gran Derby francés del Jockey Club con su caballo Caracolero. El Gran Derby de Irlanda en Dublín con su caballo Malacate. En el Steeplechase de París ganó con el caballo Verga. El Prix Round Point con Nonoalco, uno de sus caballos favoritos que se lesionó y tuvo que retirarse. En ese tiempo de recuperación, se encargó ella de que el caballo volviera a ser el de antes, poniéndole a punto y más tarde lo vendió por más de 3.000.000 de dólares de los años 70.

Caramelo acariciado por María al finalizar una carrera.

Nonoalco, uno de sus caballos favoritos, del que tenía pinturas y esculturas en casa.

Los caballos de su cuadra tenían nombres mexicanos como: Zapata, Pancho Villa, Nonoalco, Doña Bárbara, Doña Diabla, María Bonita, Río Escondido, Chingo, Verga, etc. Durante 25 años estuvo en ese mundo. Con sus apuestas, su instinto y su cartera… No era una experta conocerdora del sector, pero criaba sus potros, los conocía y apostaba por su futuro como campeones cuando otros decían que sólo servían como caballos de entrenamiento, como ocurrió con Nonoalco. Un diamante que pocos supieron ver. Ella misma apostaba bien fuerte por sus caballos en las carreras. Los asistentes se quedaban asombrados con su llegada a los hipódromos. Era una mujer que vestía de forma peculiar, muy personal y lo hacía concienzudamente para acudir a las carreras. El hipódromo de Longchamp en París, se encontraba justo al lado de su apartamento en la capital francesa. Ciudad que adoraba. También visitaba con muchísima frecuencia y durante muchos años España e Italia, donde era muy bien recibida.

A la muerte de su marido, Alex Berger, María continuó durante bastantes años con la cuadra, aunque fue poco a poco reduciéndola y vendiendo los caballos, porque como bien decía: "Los caballos, sean unos buenos, otros regulares y otros malos, todos comen y hay que meterle muchos millones”. No obstante, parecía inclusó que con ella al frente las cosas iban mejor y salían mejores caballos.

Conocida y admirada por su forma de hablar, de vivir y de pensar, fue una estrella del cine y se convirtió en la reina de los hipódromos durante muchos años.

Me despido con una de sus frases, tantas veces brillantes, que no tiene sólo una acepción material, sino un transfondo de esfuerzo y sacrificio. "No te sientas mal si alguien te rechaza. La gente, normalmente rechaza lo costoso porque no puede pagarlo".

Un abrazo

Noelia

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.