Amor burro

Queridos lectores y seguidores, Hace unos días llegó a mis ojos el vídeo de un tierno burrito que enloquece de amor al ver a su dueña llegar. Hoy vamos a repartir un poquito de amor. Amor burro.
Noelia -
Amor burro

Queridos lectores y seguidores,

Hace unos días llegó a mis ojos el vídeo de un tierno burrito que enloquece de amor al ver a su dueña llegar. Hoy vamos a repartir un poquito de amor. Amor burro.

Me reencuentro con vosotros de nuevo esta semana. En mis salidas al campo me encanta llamar a los caballos y desde hace ya casi un año a un pequeño grupo de ovejas que me tienen encandilada. Qué gratificante es ver que los animales te reconocen y vienen a verte con toda la alegría del mundo. Hay que ser muy conscientes de que los animales son extremadamente sensibles a los estímulos externos, y los que reciben por parte del ser humano no son de menos. Al contrario. Son muchos, constantes aunque no nos demos cuenta y para ellos no son tan complicados de descifrar e interpretar como a veces creemos.

Los asnos (también llamados burros y pollinos) tienen al igual que los perros y un sin fin de especies, la capacidad y sensibilidad necesarias para leer los sentimientos de las personas. Y sí, saben tu estado de ánimo. El carácter y el comportamiento de cada animal es único. Pero en rasgos generales, los burros son animales de lo más cariñosos y lo gritan a los cuatro vientos. En cuanto te ven o te huelen, comienzan a rebuznar de alegría. Y cómo no… nuestros fieles y leales compañeros los burros llevan con el hombre desde hace más de 12.000 años, casi nada. De ahí que se hayan creado unos vínculos sociales y afectivos de comunicación tan fuertes entre ambas especies.

¿Cómo recibe un asno a un humano?

No es necesario darle muchas vueltas. Lo primero que se te venga a la cabeza. ¿Tú cómo recibes a alguien a quien quieres? Estoy segura que con un buen abrazo ¿cierto? Pues ellos igual, usando a modo de brazos su cabeza. La suelen frotar contra la cara, el pecho y la espalda de la persona que ellos estimen.

Y es que no hay palabras para describir esto. Así que os dejo directamente con las imágenes ;)

No reprimáis vuestras emociones en general... y menos aún cuando estáis con animales. Ellos más que nadie entienden de esa comunicación que no necesita de palabras y que es la más sincera. Estamos todos interconectados.

¡Nos leemos pronto!

Un abrazo

Noelia

Te recomendamos

Conoce los contenidos del número 427 de Ecuestre. Consíguelo en el kiosco o en su edi...

Nos vamos a centrar en las lesiones producidas sobre los tendones, muy frecuentes en ...

A los caballos les encantan las serpentinas. Al menos cuando los jinetes preparan el ...

Una historia marcada por los obstáculos y la superación que no te dejará indferente....

Con el cabezón se puede fomentar óptimamente el estiramiento y la incurvación longitu...

Cuando hablas sobre tu afición con una persona que no está relacionada con la hípica ...

Desde hace relativamente poco tiempo en occidente estamos empezando a conocer uno de ...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.