Ecuestre
Número 417
Noviembre 2017
Suscríbete
Ecuestre

El rejoneo y los caballos toreros

Especiales, diferentes, con duende y sangre de encastes toreros. Los caballos de rejoneo o de rejones, siempre han sido una de mis debilidades.
El rejoneo y los caballos toreros

Otras noticias

Hombres que amaban a los caballos

20 abril 2017 | Noelia

Controlar los nervios cuando salimos a concurso

17 abril 2017 | Elles à Cheval

Amor burro

3 abril 2017 | Noelia

14 noviembre 2017 | Noelia Biondo

Hace mucho tiempo rondaba en mi cabeza escribir sobre estos animales tan especiales, diferentes, con duende y sangre de encastes toreros. Los caballos de rejoneo o de rejones, siempre ha sido una de mis debilidades.

No voy a entrar en debates taurinos ni a favor ni en contra. Voy a centrarme únicamente en los caballos, los protagonistas de estas líneas. Y aquí, quiero rendirles un pequeño homenaje. Va por todos ellos. Los que fueron, los que son y los que serán. Con todo mi cariño y admiración.

Caballo de la cuadra de Leonardo Hernández. Fuente: Arterur.es

El rejoneo o toreo a caballo, empieza a tener un papel importante a principios del siglo XX en las corridas de toros y van saliendo rejoneadores que entrenan y sacan a la plaza caballos espectacularmente domados, haciendo ejercicios que sorprenden y “enganchan” al público. Y cómo no. La entrega que jinete y caballo mantienen a lo largo de toda la vida, día tras día es una maravilla para los sentidos. 

Tenemos la fortuna de ser tierra y cuna del Pura Raza Española y tener como vecinos a la preciosa Portugal, que ha dado y sigue dando extraordinarios Pura Sangre Lusitanos con virtudes más que sobresalientes dentro y fuera de las plazas de toros. Las dos razas insignia del toreo.

Álvaro Domecq, maestro de maestros en su finca Los Albujeros, sobre uno de sus impresionantes caballos Pura Raza Española. Me encantan así, con el perfil antiguo, las crines sedosas, con caja y una morfología hecha para el trabajo.

Por excelencia, han sido siempre las dos razas de caballos más utilizadas para faenas de campo, bien sea para trabajar al ganado en grandes fincas y dehesas. La entrega a su jinete, la nobleza, la confianza ciega, la entrega en el trabajo y ese corazón… Son distintos, distintos a cualquier otro caballo, ya sea de salto, doma, completo, raid… Los caballos toreros están hechos de otra pasta.

Si el toreo a pie es difícil, el toreo a caballo lo es sin duda muchísimo más pues son tres piezas las que tienen que coordinarse y actuar sucesiva e inmediatamente. Jinete, caballo y toro. Increíblemente, es posible gracias a un gran esfuerzo y trabajo diario para alcanzar una ejecución lo más perfecta posible.

El caballo es la pieza indiscutible en esta forma de torear, que con su fuerza y tremenda agilidad consigue ejecutar las denominadas “suertes”, toreando como si un capote o muleta se tratase, y haciéndolo de una forma milimétrica y muy artística.

Una vez el caballo pisa el albero de la plaza, la exactitud tiene que ser rigurosa, absoluta. Se trata de animales en movimiento, cuya actitud en cualquier momento puede ser influida por su entorno de manera imprevisible. Por eso sé y aprecio tanto a estos animales. Cualquier otro caballo de a pie se asusta por un ruido fuerte, gritos, aplausos, una bolsa de plástico, un charco en el camino… Pero estos no. El caballo de rejoneo es llevado por el rejoneador como si de un centauro se tratase. Gracias a la trayectoria torera y los conocimientos es muy difícil que pueda haber un percance en la plaza y si lo hay, cuando el rejoneador habla de ello asumo que el fallo ha sido suyo y no de su cabalgadura. Aunque nadie se libra de un traspiés o un tropiezo, pero para eso, los caballos se entrenan y se mueven tanto, para que sean verdaderos atletas, flexibles, ágiles, con chispa y templanza a la vez.

Una buena faena es siempre resultado y consecuencia de un entrenamiento metódico, continuo y constante. Recuerdo las palabras del maestro Diego Ventura cuando dijo que todos los caballos son diferentes y la precisión de unos a otros con las ayudas es tan exacta que dice que es casi milimétrica. Un centímetro más alante o más atrás de pierna y ya no ejecuta igual.

No acabaría nunca si nombrara a todos y cada uno de los grandes que ha habido y hay. Pero al menos quiero nombrar algunas de las mejores cabalgaduras que he podido ver en la plaza.

GALLO, lusitano de Pablo Hermoso de Mendoza (PH)

Como introducen en la página oficial del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, GALLO ha sido probablemente el caballo más artista de cuantos han pasado por la rienda del rejoneador navarro. Hijo de NILO y con el mismo hierro de origen de MARTINCHO, ALBAICIN Y CHICUELO; de gran belleza física iluminó con su clase y torería todos los redondeles que pisó. La Asociación Portuguesa de Caballos Pura Sangre Lusitanos, leeligió como el mejor caballo torero de 1998 en la categoría de consagrados, otorgándole el prestigioso trofeo Gastón Santos.

 

CAGANCHO, lusitano de PH.

Pablo lo adquirió muy barato en la hípica en la que él montaba. Era uno de los caballos más feos y por eso pudo comprarlo a un precio asequible. Juntos, se han convertido en una leyenda. Ya no está con nosotros, falleció muy mayor, de un infarto, pero no hay duda de que aún cabalga por esas enormes y verdes praderasde Navarra. 

 

SILVETI, lusitano de PH.

Con una conformación morfológica prácticamente perfecta, y en la línea de DANUBIO y CAMPO GRANDE, este hijo de GALLO, y al igual que sus hermanos, SILVETI se ha consolidado ya como titular indiscutible de la cuadra y como uno de los mejores caballos de banderillas que existen en la actualidad.

 

APOLO, lusitano de Sergio Galán. Muysimilar físicamente al gran MERLÍN, de Mendoza.

 

Apenas he encontrado fotos de calidad de caballos que me marcaron, como GUARANÁ, MÉXICO, SÁRMATA, MERLÍN, MALETILLA, CALIFA, MANILI, BRASIL, CAPEA, MONTOLIÚ... y tantos otros.

Andy Cartagena aprovecha la playa, muy cerca de su finca, para recrearse y entrenar a sus caballos.

 

Y las rejoneadoras, que están teniendo un importante papel cada vez más importante en los ruedos, gracias a su esfuerzo y tesón por ocupar el lugar que se merecen. Desde sus inicios como Ana Batista, Saray María, Ana Rita, Noelia Mota, hasta Lea Vicens y otras jóvenes promesas. Hablaré de todas ellas en otra ocasión, con historias muy enriquecedoras como la de Lea, actualmente con una carrera con mucha proyección y cosechando triunfos allá a donde va.

Lea con su adorado Luso Árabe, DILUVIO.

 

Me despido con este reportaje de Tendido Cero, pues ahora en invierno, los caballos descansan y se recuperan de la temporada. Momento de entrenar tranquilos y prepararse para el nuevo año. El rejoneador Leonardo Hernández nos enseña cómo viven los caballos en casa en esta época del año. Para ver bien el vídeo click aquí.

Espero que os haya gustado ver y conocer una pequeña parte de la vida de estos caballos sobrenaturales.

Un abrazo,

Noelia Biondo

ESPECTÁCULO. 4 años. Hierro: Arsenio Raposo Cordeiro. Raza: Lusitano. Caballo de Diego Ventura.

 

Ninguna marca y/o empresa ha patrocinado este artículo.

No brand or company have sponsored this post.

 

 

 

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.