Ecuestre
Número 415
Septiembre 2017
Suscríbete
EQUITACIÓN

Los riesgos en el momento de montar

Hay algunos riesgos de los que nadie es realmente consciente. Muchos jinetes tienen miedo de caerse al galopar, pero el momento de subir al caballo también puede resultar peligroso. Con estos consejos se podrá subir seguro a la silla.
Los riesgos en el momento de montar

Otras noticias

30 mayo 2017 |

El estribo trampa

El caballo sale corriendo a toda mecha cuando el jinete se está montando y a éste se le queda un pie enganchado en el estribo: eso puede tener como consecuencia lesiones graves. Por tanto, tenga siempre en cuenta el factor de riesgo “equipamiento”, sobre todo cuando se suba al caballo en invierno con zapatos de suela gruesa: el estribo y el calzado deben combinar entre sí de tal forma que siempre quede algo de juego entre ellos.

Apoyo tambaleante

Los jinetes que utilizan una ayuda para subir al caballo sobrecargan mucho menos el lomo de su compañero. Y eso lo mantiene en forma durante más tiempo. Por tanto, las ayudas para montar son estupendas. Sólo hay un problema: algunas alternativas, por ejemplo, bloques de cavaletti o sillas, son demasiado inestables como para utilizarlas de apoyo. Las ayudas para montar seguras deben ser estables, soportar fácilmente el peso del jinete y ser antideslizantes. Lo ideal es que lleguen hasta el estribo. Si tiene que subirse al caballo en el campo, las cercas, los bancos cubiertos de musgo o las ramas de árboles no son buenos puntos de apoyo. Es mejor buscar una alternativa más segura ¿No encuentra ninguna? Entonces monte desde el suelo. Para ello puede alargar el estribo un par de agujeros más. ¿No consigue montar a pesar de todo? Pues entonces toca continuar a pie.

Inestable inmovilidad del caballo

Una realidad cotidiana para muchos jinetes: al subirse al caballo éste no se queda quieto o incluso echa a correr nervioso. Esta situación entraña un riesgo enorme de sufrir lesiones, sobre todo si el jinete ya tiene un pie en el estribo. “La condición previa básica para subirse de forma segura al caballo es que el animal esté quieto y tranquilo”, advierte el instructor Kai Jasper Spengemann (www.kjspengemann.de). Si eso no ocurre casi nunca hay que investigar las causas. “Quizá la silla oprime al caballo o simplemente el jinete se sienta de forma demasiado brusca; en ese caso lo que hace el caballo es huir de los dolores de lomo que le esperan”, explica Spengemann.

Pero la mayoría de las veces lo que se esconde detrás de este comportamiento es un problema de educación. “Que sólo resolverá cuando el caballo confíe en usted y le obedezca”, advierte el experto.

Ahora bien, los caballos que sienten verdadero pánico cuando el jinete se encarama a la silla son un caso de análisis para el entrenador profesional. “Esa reacción suele tener causas más profundas que hay que trabajar durante más tiempo”, explica el formador.

Pero hasta los caballos mejor educados se asustan alguna que otra vez. Y en ese caso no existe una protección segura para el jinete: “Lo único que puede hacer siempre para minimizar el riesgo es montarse correctamente”, aconseja Kai Jasper Spengemann. Eso quiere decir: “pie izquierdo en el estribo, coger impulso con la pierna derecha y sentarse en la silla”. No coja impulso varias veces, “porque tira del estribo izquierdo cada vez que lo hace y ese tirón se transmite al lomo del caballo”, explica Spengemann, quien añade que “a la larga eso no es bien recibido por el animal”. Al sentarse también tiene que procurar no caer como un fardo sobre el lomo del caballo. “Porque así le incitará a no quedarse quieto la próxima vez que vaya montarlo. En vez de eso debe sentarse rápidamente pero con suavidad”.

También debe tomarse su tiempo para repasar como es debido el ajuste de la silla. Importante: “mantenga ambos pies en los estribos”, advierte Kai Jasper Spengemann. “Si sólo tiene un pie en el estribo y su caballo da un salto, enseguida se verá en una situación apurada”.

También es importante la forma de sujetar las riendas. “Muchos jinetes mantienen la rienda izquierda más corta que la derecha de forma inconsciente”, advierte Kai Jasper Spengemann. Pero si el caballo da un paso hacia adelante mientras el jinete está montando, esa posición de las riendas lo dirige automáticamente hacia el lugar donde está el jinete. “Si monta desde el suelo, el caballo le pisoteará el pie”. Su consejo: “sujete la rienda derecha siempre un poco más corta para poder apartar al caballo si fuera necesario”.

 

Peligroso momento de giro

Nadie desea vivir la experiencia de un caballo que sale pitando llevado por el pánico con la silla debajo de la panza. Sin embargo, muchos jinetes no prestan la debida atención a la cincha. Si la silla está demasiado floja, el jinete puede resbalar al montar en cuanto ponga el pie en el estribo izquierdo. Sirve de ayuda, antes de subir al caballo, hacerle caminar un poco al paso. Vuelva a ajustar la cincha si tiene la sensación de que aún está holgada. Atención: no ciña la cincha demasiado, ni tampoco de golpe, para evitar que el caballo coja aversión a esta operación. Compruebe de nuevo el ajuste de la silla antes de subirse al caballo y reajuste la cincha si fuera necesario. Una vez sentado y después de haber dado algunas vueltas al paso, debe controlar de nuevo el ajuste. También puede resultar útil emplear un pretal que impide que, si la silla se desliza, gire completamente y quede debajo del vientre del caballo.

 

John Patrick Mikisch 

Fotos:Lisa Rädlein

Fuente: Ecuestre

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.