Ecuestre
Número 414
Agosto 2017
Suscríbete
Turismo Ecuestre

¿Te apetece descubrir la increíble Patagonia a caballo?

¿Te imaginas galopando en territorios interminables, entre paisajes de pintura, en ambientes vírgenes, respirando la libertad de la aventura y colmado de atenciones? Te invitamos a que nos acompañes a recorrer la Patagonia, en la Sudamérica meridional, uno de los lugares más espectaculares del mundo, un paraíso para las marchas ecuestres.
¿Te apetece descubrir la increíble Patagonia a caballo?
25 julio 2017 |

Nuestro viaje comienza en Buenos Aires, donde al llegar nos trasladan a unos 120 kilómetros, a una de las estancias más antiguas y exclusivas de la Argentina, La Bamba de Areco. Un hotel “boutique” que forma parte de la familia “Relais&Chateux”, donde haremos un pequeño “entrenamiento” (jugando a Polo o al menos intentándolo).

En la Bamba, como aquí la llaman, la comida es exquisita, el servicio es refinado, las tradiciones de los gauchos y de los deportes ecuestres contribuyen al encanto especial de este lugar. Hogar de múltiples torneos de Polo es un “must” para los amantes de los caballos que visitan Buenos Aires. La Bamba de Areco también sirve de base de entrenamiento al equipo internacional de Polo que lleva su nombre. La propiedad comprende dos canchas y el huésped puede asistir en temporada a los entrenamientos y partidos casi cotidianos. Si bien su vocación no es la de una escuela de Polo, se pueden organizar sesiones para huéspedes que sean jugadores confirmados, únicamente con pedidos con anticipación.

Desde aquí regresamos a Buenos Aires y a partir de este punto entraremos en un mundo totalmente aislado y donde la naturaleza será lo que nos rodeará durante el resto de nuestro increíble viaje. Volando hasta San Martin de los Andes y tras un largo camino a través de valles espectaculares, llegaremos a una de las experiencias definitivas para montar a caballo en la Patagonia Norte, en la finca de Caballadas.

Caballadas es una finca privada de unas 20.000 hectáreas situada en la zona de Los Lagos, al norte del parque de Lanín. Este sitio “secreto” está totalmente fuera de los circuitos turísticos (por su coste y su exclusividad) aunque fue establecido en 1908. Los afortunados que se alojan aquí tienen la excepcional oportunidad de experimentar un modo de vida protegido y conservado durante más de cinco generaciones. Puedes sentir que esto es algo realmente auténtico que ha permanecido intacto durante décadas. No hay un turismo que lo estropee o lo altere ni lo masifique.

Desde el 2008 se han dedicado a proporcionar a sus huéspedes unas experiencias totalmente auténticas, como las que los gauchos argentinos llevan disfrutando décadas. Horas de cabalgatas en paisajes vírgenes a través de bosques y Pampas, cruzando montañas y ríos y jornadas de pesca increíble en los ríos que cruzan la estancia.

La “Casa Principal” donde llegamos es una espectacular construcción tradicional hecha en madera de roble nativo y piedra, típica de la región. Puede alojar hasta 12 personas en 8 espaciosas habitaciones y cuenta con una gran sala común con chimenea y un impresionante vista de todo el valle y sus alrededores. Aquí será donde, después de montar, nos reciben cada tarde con una ducha caliente, una preciosa cama acogedora y una increíble cocina y vino argentino.

Todo el personal a nuestro servicio y un chef personal se encargan cada día de hacernos sentir muy mimados al volver a “casa”. No se trata de un hotel, ni de un resort al uso. Esto es una casa tradicional, 100% auténtica, donde el personal de servicio se dedica 100% a nosotros igual que si fuéramos los propietarios de la estancia.

Caballadas cuenta con cerca de 60 caballos hermosos, que vagan libremente por el rancho de 55.000 acres. Se trata de caballos usados desde tiempos antiguos para mover el ganado en estas fincas, mezclados con anglo-normandos, criollos y ponis de Polo. Vemos que hay una gran selección, lo que les permite atender a todas las habilidades de jinetes y los niveles de cada uno. Eso sí, si no montas con confianza y estás acostumbrado a estar sobe una silla de montar, este no es tu destino. Quienes vienen aquí es para disfrutar de 6 (o más) horas al día cabalgando por paisajes increíbles y para no ser un problema para ti o para el resto aconsejamos venir bien “entrenado”.

Tienen una gran selección de sillas, incluyendo sillas chilenas (diseñadas para los largos días de cabalgatas), sillines de "pato" (similar a una silla americana de estilo occidental con un “cuerno”), monturas viejas del ejército y sillas del polo. Para asegurarte una experiencia más cómoda, todos tienen piel de oveja en la parte superior. Las bridas y cabestrillos son hechos a mano.

Durante estos días, de la mano de una de las propietarias, mi amiga Agustina Lagos Marmol, sólo puedo decir que la experiencia ha sido ESPECTACULAR. Hemos recorrido “cientos” de kilómetros, pero parecía que apenas nos movíamos ante la salvaje extensión de los territorios. Hemos cabalgado, paseado, pescado y disfrutado cada hora en esta estancia donde el tiempo no corre igual que fuera de aquí. 

Cada mañana, tras un enorme desayuno hemos realizado horas de cabalgata por lugares donde solo pasamos nosotros y donde hacía semanas que nadie más pasaba.  Algunos días nos deteníamos para almorzar en una de las “casas de campo” de la estancia donde disfrutamos de una verdadero asado patagónico al más puro estilo argentino. Tienes la sensación de que el concepto de “autenticidad” aquí es real, no se trata de ningún slogan o llamada turística. Esto mismo que hemos hecho lo llevan haciendo generaciones y del mismo modo, sin alterar nada de su esencia. El nivel de atención, cuidado, lujo y comida que aquí puedes disfrutar es algo fuera del alcance de cualquier sitio dedicado al turismo como negocio principal.

Cada día es diferente y está “abierto” a lo que más te apetezca hacer. Los aficionados a la pesca aquí tienen un paraíso donde combinar con la hípica o simplemente disfrutar de un paraíso en mitad de los Andes. Caballadas cubre más de 14 kilómetros de aguas prístinas, varios arroyos y un lago. La propiedad acoge a uno de los más exclusivos ríos de pesca con mosca en la Patagonia, el Quillen, famoso entre los fanáticos de la mosca seca. La gran variedad de bajadas de agua y fondos proporcionan un hábitat perfecto para una buena población de truchas (marrones y arco iris).

Si buscas una experiencia hípica, culinaria, paisajística, de pesca y exclusividad en plena naturaleza, realmente auténtica y única, este es el sitio al que debes ir al menos una vez en tu vida.

 

Luis de Paz

 www.mundoexpedicion.es

 

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.