Ecuestre
Número 419
Enero 2018
Suscríbete
TEMAS DE CRIA

¿Criar o clonar? Ventajas y desventajas

Es indudable que como si de una película de Star Wars se tratase, el ataque de los clones ha llegado al mundo del caballo. Ya hay abundantes clones de caballos deportivos tanto de salto como de doma, polo y los cuarto de milla.
¿Criar o clonar? Ventajas y desventajas
24 diciembre 2017 |

La era del clon ya es una realidad deportiva, pero al mismo tiempo, las yeguas que triunfan en la alta competición, como “Valentina Van T Heike”, cuya foto ilustra la apertura de este artículo, están muy solicitadas para criar a los futuros campeones. ¿Qué es mejor, clonar o criar? Vamos a tratar de exponer las ventajas y desventajas de estas dos opciones.

El semental “Air Jordan” fue clonado y su clon está en competición.

Clonación

La técnica de la clonación consiste básicamente en introducir el núcleo de una célula somática dadora. En caballos se emplea una muestra piel de un centímetro cuadrado del animal vivo o del caballo fallecido hace pocas horas. Este núcleo se implanta en un óvulo al que se le ha extraído previamente el núcleo. Una vez fusionados, se estimula la división celular y finalmente se implanta en el útero de una yegua para que se desarrolle el embrión.

“Ratina Z”, una de las mejores yeguas de salto de la historia, tiene tres clones.

El primer caballo clonado se llamaba “Prometea”, nació el 28 de mayo de 2003 y era una yegua de raza Aviglianense; fue la primera de muchos clones que estarían por venir. Al clocar un caballo se obtiene la réplica de un ejemplar idéntico que seguramente, por sus características genotípicas, podría expresar todo su potencial deportivo al igual que lo hizo su original.

La clonación es una gran herramienta reproductiva, por ejemplo, si el animal a clonar se trata de una yegua deportiva. La yegua original continúa su vida deportiva mientras que sus clones pueden ser dedicados exclusivamente a la generación de embriones. También es de gran utilidad en el caso de los machos castrados, pues al clonar se recupera su capacidad reproductiva. Quién no clonaría a alguno de esos grandes caballos deportivos que estaban castrados, como ¨Valegro¨, o caballos que fallecieron prematuramente como “Hickstead” o “Just de Pomme”.

La clonación es de gran utilidad en el caso de los machos castrados, pues permite recuperar su capacidad reproductiva, como ocurrió en el caso del mítico “E.T.”.

Actualmente existen muchos clones de caballos deportivos muy conocidos. En los caballos de salto, la gran “Ratina Z” de Ludger Beerbaum tiene tres clones. También tienen clon “Levisto Z”, “Gran Dame”, “Air Jordan”, “E.T”, “Top Gun La Silla”, “Calvaro 5”, “Gem Twist”, “Chellano”, “Quidam de “Revel” y “Romulus”. En el caso de la doma. “Poetin” y “Rusty” tiene dos clones cada uno. También esta clonado el caballo de Raid, “Pieraz” y en el mundo del Polo se han realizado múltiples colocaciones de caballos, destacando los casos de “Cuartereta”, con 7 clones y “Small Pearson” con 6.

¿Es el clon igual a su original? Como he explicado anteriormente en lo que a su genética se refiere sí, por lo que su aspecto externo será igual al del original, pero cuando hablamos de carácter y rendimiento deportivo la cosa ya no es tan exacta. Que tenga los genes de un gran campeón no significa que tenga el éxito asegurado, luego dependerá mucho del ambiente.

Para empezar, la madre que gesta y cuida del clon no es la misma que la del original y está clara la importancia que la madre tiene en el carácter y movimientos del porto. Así mismo, el entrenamiento no será realizado por la misma persona y el caballo no tendrá las mismas vivencias que su original.

También cabe destacar el elevado coste de la clonación de un caballo, que no está al alcance de cualquier bolsillo. Las grandes asociaciones internacionales de reproducción aceptan el registro de caballos clonados, aunque inicialmente la FEI no permitía la participación de los clones en competición, sí empezó a hacerlo desde 2012. Por ello actualmente los clones se emplean la mayoría con fines reproductivos, pues sí que tienen la misma capacidad que su original para transmitir su genética a su descendencia. Algunos clones como los de algunas yeguas de Polo, y los de “Levisto” y “Air Jordan” están siendo empleados en competición.

No hay que olvidar que la clonación incluye la gestación, parto y desarrollo del animal clonado, lo que en este aspecto tiene los mismos riesgos que la cría tradicional. Abortos, problemas en el parto, problemas de crecimiento, etcétera.

 

Criar

A diferencia de la clonación, la cría consiste en juntar la genética de dos individuos. Esto supone una combinación de genes que hace surgir a un individuo único. Hasta la llegada de los clones, ésta había sido la única manera de obtener caballos, la cual tiene también sus ventajas e inconvenientes.

Para criar un buen caballo necesitamos tanto una buena madre, como un buen semental. Nunca olvidar la importancia que tienen las madres en el potro. El problema de criar es que la genética aquí es una lotería, no como en el caso de la clonación, pues aun teniendo una buena madre y un buen padre la combinación de genes puede que haga que el potro reúna lo malo de los dos progenitores. Pero también puede que se produzca una combinación de genes excepcional y nazca un potro que llegue a ser el próximo “Totilas”.

Ejemplos de que la cría también da buenos resultados son caballos como “Comme il Faut”, que montado por Marcus Ehning está demostrando que no hay nada como un buen pedigree. Este caballo es hijo de “Ratina Z”, una de las mejores yeguas de salto de la historia, de la que ya hemos comentado que tiene tres clones y de “Cornet Obolensky”, uno de los sementales de salto que más hijos a nivel internacional está dando. Esta magnífica combinación de genes ha dado lugar a este exitoso caballo.

Otro ejemplo que también está obteniendo múltiples éxitos deportivos es “Epleaser Van T Heike”, hijo de “Valentina Van T Heike”, otra gran yegua de salto y del gran “For Pleasure”, semental con múltiples hijos al más alto nivel de competición. Las madres de caballos como “Totilas” y “Painted Black” son yeguas que compitieron en doma en alto nivel.

“Comme il Faut”, el hijo de “Ratina Z” que montado por Marcus Ehning confirma que no hay nada como un buen pedigree.

Estos caballos vuelven a poner de manifiesto la importancia de una buena madre. Por eso mismo últimamente las yeguas deportivas que se retiran han aumentado su valor, pues están muy solicitadas por las yeguadas para criar a los nuevos caballos ganadores.

La otra opción que nos queda valorar es la transferencia de embriones, que es una forma de cría que permite obtener más embriones de una misma yegua, pero aquí al igual que en la cría tradicional el potro tiene una combinación genética totalmente nueva y única.

Lo que permite esta técnica es obtener potros en yeguas deportivas que no queremos poner a gestar para no interrumpir su carrera u obtener de una misma yegua varios potros. También en yeguas mayores con riesgos de aborto por la edad se pueden obtener potros, pero aquí los riesgos de que la transferencia fracase también son mayores. Esta técnica es más asequible económicamente que la clonación, por ello actualmente está en auge en la cría.

En conclusión actualmente existen varias fórmulas para intentar obtener el caballo ganador, pero todas conllevan tanto riesgos de fracaso, como de éxito. Por ello debemos buscar la opción que mejor se adapte a nuestras circunstancias y a nuestro bolsillo.

 

Leticia Corredor (Veterinaria)

Fuente: Ecuestre

 

 

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.