¿Cómo conseguir que tu caballo esté tranquilo mientras le ponen una inyección?

La yegua “Aircontess” tiene miedo del veterinario, sobre todo cuando ve que le van a poner una inyección. Entonces trata de huir o se encabrita, lo que supone un enorme estrés para todos los que la rodean. Jenny Wild, entrenadora del método horsemanship, nos ofrece sus consejos.
-
¿Cómo conseguir que tu caballo esté tranquilo mientras le ponen una inyección?

Cuando un caballo que se encuentra en una situación difícil como ésta tiene la reacción propia de un animal huidizo, puede convertirse en un peligro para todos los que le rodean. Por eso queremos ofrecerle una solución diferente a la huída y ésta suele ser, casi siempre, relajarse y poner a trabajar la cabeza.

Su objetivo tiene que ser desensibilizar al caballo. Eso significa familiarizarlo con el objeto que le asusta y mostrarle que no necesita huir de él.

DÉJALE OLFATEAR.- Consigue una jeringuilla (sin aguja). Enséñasela a tu caballo y deja que la huela. La nariz es un órgano sensorial importante para el caballo y juega un papel esencial cuando tiene que enfrentarse a cosas nuevas.

TÓCALE CON LA JERINGUILLA.- Si tu caballo se atreve a oler la jeringuilla, ya has dado un gran paso en la dirección correcta. Ahora trata de acariciarle con la jeringuilla.

Si el caballo muestra las primeras señales de inseguridad, por ejemplo, retrocediendo, déjale hacer. Pero síguele y mantén la jeringuilla en la misma posición que ha desencadenado ese comportamiento. Tu caballo se dará cuenta enseguida de que huyendo no se librará de tí ni de la jeringuilla. En lugar de eso se quedará quieto. Y justo en ese momento debes retirarte. De esa forma recompensas al animal por haberse detenido.

Para practicar utiliza una jeringuilla sin aguja Para practicar utiliza una jeringuilla sin aguja

Repite este mismo plan de acercamiento y retirada hasta que puedas acariciar a tu caballo con la jeringuilla por todo el cuerpo. Presta mucha atención a tu propio cuerpo, no debe estar orientado hacia el caballo. Porque así se suele ejercer demasiada presión y se atemoriza aún más al animal. Tu energía tiene una influencia decisiva sobre el comportamiento de tu compañero: mantente relajado y tranquilo, pero no te muevas con cautela, sino con decisión. Eso transmite seguridad y produce una mejor sensación, tanto a tí como a tu caballo.

SIMULA QUE PONES UNA INYECCIÓN.- Coge entre tus dedos un pliegue de la piel del pecho del caballo para reproducir el momento del pinchazo. Golpea el pecho del animal con el puño de forma ligeramente rítmica, luego gira la mano y da los golpecitos con la jeringuilla. Simplemente alterna entre el puño y la jeringuilla que sujetas en la misma mano.

Simula el pinchazo cogiendo un pliegue de piel Simula el pinchazo cogiendo un pliegue de piel

Cuando venga el veterinario debes pedirle que se tome algo de tiempo para que el caballo no se sienta como si le estuvieran atacando. Después de haberse presentado amistosamente, debe proceder exactamente de la misma forma que tú has practicado: debe dejar que el animal huela la jeringuilla y después debe acariciarle con ella.

El veterinario debe tomarse algo de tiempo para tratar a tu caballo El veterinario debe tomarse algo de tiempo para tratar a tu caballo

Trate de mantener sujeto al caballo pero con la cuerda floja. Así podrá retroceder si siente miedo. Porque la mayoría de las veces los caballos sólo sienten verdadero pánico cuando se los sujeta firmemente y tienen la sensación de que no pueden escapar de la situación.

 

Fuente: Ecuestre

Texto: Nadine Szymanski 

Fotos: Lisa Rädlein

Traducción: Elena Sánchez

 

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.