Publicidad

Cómo tratar las lesiones tendinosas

Nos vamos a centrar en las lesiones producidas sobre los tendones, muy frecuentes en caballos deportivos. El herraje terapéutico tiene como objetivo inicial descargar el tendón o ligamento lesionado, para volver a someterlo gradualmente a su carga habitual según evolucione el proceso curativo.
-
Cómo tratar las lesiones tendinosas
HERRAJE

Los tendones son estructuras fibroelásticas que unen los músculos a los huesos, mientras que los ligamentos unen dos huesos entre sí. Tal y como vemos en el dibujo con el que abrimos este artículo, en la parte distal (inferior) de los miembros de los équidos, hay dos tendones flexores: el tendón flexor profundo de las falanges y el tendón flexor superficial de las falanges. Cada uno de estos tendones une el músculo del mismo nombre (que en el miembro torácico tienen origen en el codo) con las falanges, permitiendo la flexión del dedo.

El flexor profundo se une a la falange distal (tejuelo) después de pasar por detrás del hueso navicular; el flexor superficial se une a la falange intermedia. En la cara posterior de la caña, por delante de los tendones flexores, corre el ligamento suspensor del menudillo (o interóseo) que de la parte superior de la caña va a sujetarse en los huesos sesamoideos que forman parte del menudillo.

Los tendones flexores de las falanges tienen cada uno un ligamento accesorio hacia arriba, que los conecta directamente al esqueleto.

Esquema anatómico del miembro torácico. Esquema anatómico del miembro torácico.

El ligamento accesorio inferior sujeta el profundo a los huesos del carpo, el ligamento accesorio superior sujeta el superficial al radio (antebrazo). Estos dos ligamentos hacen de "tope" a la extensión de sus respectivos tendones y permiten al caballo estar parado de pie sobre sus manos, sin esfuerzo muscular por parte de los músculos flexores.

Tensiones relativas del suspensor (negro) profundo (rojo) y superficial (azul) en casco y herradura normal. Talones levantados. Talones bajos. Tensiones relativas del suspensor (negro) profundo (rojo) y superficial (azul) en casco y herradura normal. Talones levantados. Talones bajos.

De esta descripción anatómica se desprende que los encargados de mantener el menudillo en su posición, son el suspensor del menudillo, el flexor profundo y el flexor superficial, pero también hay que hacer notar que sólo el profundo está unido al tejuelo, y que el suspensor del menudillo tiene por delante, a nivel del proceso extensorio, una conexión con el, mucho más débil, tendón extensor digital.

Herradura de huevo y lumbres retrasadas para lesiones del profundo, su ligamento accesorio y bursa navicular. Herradura de huevo y lumbres retrasadas para lesiones del profundo, su ligamento accesorio y bursa navicular.

En el deporte

Las lesiones tendinosas y las del ligamento suspensor del menudillo son bastante frecuentes en el caballo deportivo, siendo el tipo de lesión y la estructura afectada propias, en parte, de la disciplina ecuestre a la cual se dedica el caballo.

Cuando hay una lesión en un tendón, es imprescindible diagnosticar con exactitud, mediante una ecografía, su localización y extensión, porque los principios biomecánicos del herraje terapéutico cambian en función de la estructura lesionada.

La herradura napoleónica ofrece una salida en lumbres todavía más fácil que la anterior. La herradura napoleónica ofrece una salida en lumbres todavía más fácil que la anterior.

Con el corte y el herraje del casco, afectamos directamente su apoyo y la posición del tejuelo y, por lo tanto, el funcionamiento del tendón flexor profundo (y de su ligamento accesorio) y sólo indirectamente el del tendón superficial y el suspensor.

El herraje terapéutico tiene como objetivo inicial el de descargar el tendón o ligamento lesionado, para volver a someterlo gradualmente a su carga habitual, según evolucione el proceso curativo. Esta valoración tiene que ser monitorizada con repetidas ecografías.

Levantar o prolongar los talones del casco con el herraje y acortar la lumbre del casco o de la herradura descargan el flexor profundo, su ligamento accesorio y la presión sobre la bursa navicular, porque se disminuye el ángulo que el tendón profundo desarrolla por detrás del navicular, para ir a insertarse en el tejuelo y la palanca formada por la lumbre, que tiene que vencer. Al mismo tiempo, se aumenta indirectamente el trabajo del tendón superficial y del suspensor, para mantener en posición el menudillo.

Levantar los talones es otra estrategia terapéutica para las lesiones de este tipo. Levantar los talones es otra estrategia terapéutica para las lesiones de este tipo.

En consecuencia, si la lesión es del superficial (o de su ligamento accesorio) o del suspensor, no hay que subir talones, sino más bien herrar con herraduras de lumbres anchas y callos cortos y estrechos.

Para simplificar, se puede afirmar que levantando los talones (o impidiendo que se hundan en terreno blando) se baja el menudillo y viceversa.

Para lesiones del superficial o del suspensor es más indicada una herradura de lumbres cubiertas y callos estrechos y cortos. Para lesiones del superficial o del suspensor es más indicada una herradura de lumbres cubiertas y callos estrechos y cortos.

En caso de laceracion completa de uno o más de los componentes del aparato de suspensión del menudillo, normalmente se aplica un yeso para después sostener el menudillo con una herradura llamada ortosoma, que tiene una especie de "cuchara" o "hamaca" de sostén para evitar la bajada del menudillo y tensiones sobre los puntos de laceración (foto que encabeza este artículo).

Para lesiones específicas del tendón extensor de las falanges se hierra con una extensión en lumbres.

Concluyendo, debemos afirmar la necesidad de una diagnosis exacta para poder escoger el herraje terapéutico adecuado. Como ocurre siempre en las cojeras del caballo, los mejores resultados se obtienen como consecuencia de una estrecha colaboración entre veterinario y herrador.

 

Fuente: Ecuestre
Textos: Hans Castelijns

Para lesiones del tendón extensor es indicada una extensión dorsal (hacia delante). Para lesiones del tendón extensor es indicada una extensión dorsal (hacia delante).

Te recomendamos

Conoce los contenidos del número 427 de Ecuestre. Consíguelo en el kiosco o en su edi...

Nos vamos a centrar en las lesiones producidas sobre los tendones, muy frecuentes en ...

A los caballos les encantan las serpentinas. Al menos cuando los jinetes preparan el ...

Una historia marcada por los obstáculos y la superación que no te dejará indferente....

Con el cabezón se puede fomentar óptimamente el estiramiento y la incurvación longitu...

Cuando hablas sobre tu afición con una persona que no está relacionada con la hípica ...

Desde hace relativamente poco tiempo en occidente estamos empezando a conocer uno de ...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.