Ecuestre
Número 416
Octubre 2017
Suscríbete
FILOSOFÍA ECUESTRE

Abandonando la búsqueda de estar bien

Abandonando la búsqueda de estar bien

Otras noticias

15 septiembre 2017 |

El otro día una niña de 7 años me dijo algo sobre una ponicon la que estaba: “¡pero mira que ganas tiene la poni de trotar!”. Le expliqué que a esta poni, antes de llegar aquí le habían enseñado a ir siempre hacia delante, aunque estuviera cansada, molesta, desmotivada, teniendo ganas de parar a comer hierba, etcétera.

Aunque aquí le dejábamos parar si estaba cansada, le dejábamos comer si tenía ganas de comer hierba, aún así, había momentos donde ella, por miedo a equivocarse salía a trote.

La niña me preguntó: “¿por qué le han enseñado a ir siempre hacia delante?”

Le explicaba que a las personas les gustaría que los caballos fueran como motos y siempre respondieran al antojo de éstas. Entonces la niña me dijo: “¿entonces por qué no se compran una moto?”

La indefensión aprendida se define como una condición psicológica donde los individuos aprenden que no tienen el control sobre las condiciones desagradables o dañinas, sus acciones son inútiles y están indefensos (C. Hall, D. Goodwin, C. Heleski, H. Randle, N. Waran).

Se ha sugerido que los métodos tradicionales de entrenamiento y rehabilitación de caballos pueden implicar condiciones aversivas sobre las cuales, el caballo tiene poco o ningún control. Estos métodos se han basado predominantemente en el refuerzo negativo y el castigo.

Si el refuerzo no está asociado de manera consistente con la respuesta de comportamiento requerida (lo que resulta en condiciones de aversión ineludibles en el caso de refuerzo negativo y el posible refuerzo de comportamiento no deseado) y/o el equipo de entrenamiento es mal utilizado (resultando en malestar ineludible o dolor) pueden causar confusión en el caballo, un comportamiento no cooperativo o agresivo, o incluso que éstos entren en indefensión aprendida.

Los procedimientos de entrenamiento que son repetidamente desagradables para el caballo, es probable que interfieran con el aprendizaje y por lo tanto, en el rendimiento, además de comprometer el bienestar. (C. Hall, D. Goodwin, C. Heleski, H. Randle, N. Waran).

Para poder llegar a entender hasta qué punto inducimos indefensión, es importante entender todos los aspectos en el bienestar del animal. Hay muchos factores que influyen en su bienestar físico y mental.

Aunque pensemos que somos coherentes a la hora de aplicar un estímulo y a la hora de retirar éste, ante la deseada respuesta hay muchos más factores en juego en el momento de ejecutarla.

El caballo puede sentirse incómodo junto a la persona y no confiar en ella y aunque en el momento dado de el paso que le pedían, sólo un estímulo aversivo es retirado, porque la persona en cuestión sigue allí.

Puede pasar lo mismo con la montura que le esté causando incomodidad y por mucho que responda sigue doliéndole.

Estas situaciones causan inevitablemente un alto grado de confusión y una sensación de no control sobre el bienestar de uno mismo.

La definición de bienestar en personas, según la RAE: “estado de la persona cuyas condiciones físicas y mentales le proporcionan un sentimiento de satisfacción y tranquilidad”. Según la OMS: “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Para poder entender qué pasa y poder identificar caballos que están en indefensión es importante aprender sobre qué es el bienestar y saber qué podemos observar en un caballo que se encuentra bien en todos los aspectos: un caballo que se siente motivado por lo que está haciendo, que se siente cómodo física y mentalmente, que confía en la persona que tiene a su lado, que puede expresar su malestar y que alguien le escucha, etcétera. Es aquel caballo que no ha perdido la soberanía sobre su bienestar.

 

Sofía Hagelberg (*)

Cavalls de Terraprim

 

 

(*) La autora de este artículo, Sofía Hagelberg, es Diplomada en Economía de Mercado, Licenciada en ADE, Experta Universitaria en Formación Ecuestre y años investigando bienestar y motivación en caballos y jinetes, Sofía Hagelberg es seguidora y participante en la ISES (International Society of Equine Science) y Equine Behaviour Forum

La búsqueda de coherencia y lógica para ambas partes del binomio le ha llevado a profundizar e investigar en áreas como la teoría del aprendizaje, biomecánica, optimización de patrones de movimiento, la teoría del Flow, bienestar mental y la teoría del apego, entre otros.

Hace unos 14 años que fundó Cavalls de Terraprim, que desde entonces sirve como base para seguir experimentando, investigando y difundiendo ideas sobre bienestar y motivación en caballos y jinetes.

Sofía Hagelberg está actualmente investigando sobre patologías de apego en caballos y su posible rehabilitación.

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.