Publicidad

¿Es ilegal cobrar por los Galopes?

Hace años, la RFHE estableció un sistema denominado Galopes, que obliga a los federados a superar unas pruebas para acceder a la competición y a pagar unas importantes cantidades de dinero por la obtención del correspondiente certificado. Un federado de Cantabria ha reclamado a la federación la devolución del importe abonado en su caso, por considerar ilegal el cobro de dichas tasas.
-
¿Es ilegal cobrar por los Galopes?

José Sererols, expresidente de la federación de Cantabria, ha remitido un escrito a la RFHE en el que argumenta jurídicamente su opinión de que el cobro por la emisión de los Galopes es ilegal y solicita su devolución. A la espera de recibir una respuesta federativa, Sererols ha comentado a Ecuestre que está dispuesto a llevar el asunto a instancias judiciales en el caso de no obtener una respuesta satisfactoria, pues considera que su petición se ajusta a Derecho.

Entiende el solicitante del reintegro que las federaciones son entidades privadas que realizan actividades delegadas por la Administración, como si fuesen la propia Administración y que por lo tanto, cuando un ciudadano le solicita la prestación de determinada actividad, sólo puede cobrar por ella si existe una Ley que así lo establezca. Y entiende que no existe ninguna Ley que autorice a la federación a cobrar por los Galopes, por lo que los cobros que se están realizando serían ilegales.

Aunque Sererols solicita la devolución del importe por él abonado, entiende que una resolución favorable a su petición crearía jurisprudencia y obligaría a las federaciones a devolver todas las cantidades ingresadas por este concepto. Una hipotética devolución que sin duda supondría un enorme quebranto a las arcas federativas.

El texto íntegro del escrito presentado por José Sererols, es el siguiente:

 

A LA REAL FEDERACION ESPAÑOLA DE HIPICA

            D. JOSE SEREROLS Y CIUTAT, con DNI 39286378D, mayor de edad y con domicilio a efecto de notificaciones en calle Habanera, 5 ch. 2 de El Astillero 39610 Cantabria, como mejor proceda, DIGO.

            Primero.- Que el que suscribe es federado de esta RFHE a la que tengo el honor de dirigirme, con licencia número 000245676, expedida por la Federación vasca de Hípica, en la categoría de competidor estatal.

            Segundo.- Para ello aboné los correspondientes derechos y obligaciones de la misma, habiendo abonado las tasas previstas en el artículo 32.4 de la Ley 10/1990 del Deporte, el cual atribuye la fijación de un precio por la misma, amparado en dicha normativa para su fijación, entendiendo que habiendo obtenido la misma y habiendo satisfecho su precio entendía que según se establece en dicho artículo:

            “…La licencia producirá efectos en los ámbitos estatal y autonómico, desde el momento en que se inscriba en el registro de la federación deportiva autonómica. Las federaciones deportivas autonómicas deberán comunicar a la federación estatal correspondiente las inscripciones que practiquen, así como las modificaciones de dichas inscripciones; a estos efectos bastará con la remisión del nombre y apellidos del titular, sexo, fecha de nacimiento, número de DNI y número de licencia…”

            Tercero.- Sin embargo, según la normativa estatal existen los denominados galopes, cuya obtención es necesaria para poder competir, determinando tanto el nivel como la posibilidad de competir, en virtud del reglamento del REGLAMENTO DEL PROGRAMA DE TITULACIONES DE JINETES.

            A tal efecto obtuve con fecha de 22 de octubre de 2017 el oportuno diploma de grado galope 3.

            Cuarto.- En dicho reglamento se establece la facultad de la Junta Directiva de fijar las tasas de dicha acreditación anualmente.

            Y así se viene haciendo anualmente en asamblea general con el concepto fiscal de tasa.

            Quinto.- Dados mis conocimientos profesionales y habiendo consultado, he podido comprobar que el precio abonado por la licencia tiene cobertura legal en el citado precepto de la Ley 10/1990 del Deporte, que prevé la existencia de un precio por la licencia y un sistema de fijación.

            Sin embargo, no he podido encontrar en una norma con rango de ley el amparo necesario para el establecimiento de tasas o precios públicos.

            La otorgación de títulos y acreditaciones deportivas es una función pública delegada que tan sólo pueden ejercer las federaciones deportivas, por delegación de sus respectivos ejecutivos.

            Deben ser éstos por tanto los que fije en una norma con rango de ley dichas tasas o el sistema de su fijación, como lo exige la Ley 8/1989, de 13 de abril, de Tasas y Precios Públicos, como así lo exige su artículo 10

Artículo 10. Establecimiento y regulación.

  1. 1.      El establecimiento de las tasas, así como la regulación de los elementos esenciales de cada una de ellas, deberá realizarse con arreglo a Ley.

Las tasas solamente pueden ser fijadas según su artículo 9. Fuentes normativas de las tasas.

1. Las tasas se regirán:

a) Por los Tratados o Convenios Internacionales que contengan cláusulas en materia de tasas, publicados oficialmente en España.

b) Por la presente Ley, por la Ley General Tributaria y la Ley General Presupuestaria, en cuanto no preceptúen lo contrario.

c) En su caso, por la Ley propia de cada tasa.

d) Por las normas reglamentarias dictadas en desarrollo de estas Leyes.

            Sexto.- Salvo que se me acredite la norma con rango de ley que prevé y habilita la tasa del galope que se me ha cobrado, solicito la devolución de la tasa en base a:

Artículo 12. Devolución.

Procederá la devolución de las tasas que se hubieran exigido, cuando no se realice su hecho imponible por causas no imputables al sujeto pasivo.

            Quiero recordar en caso de hacer caso omiso los previsto en el Código penal:

            Artículo 437.

La autoridad o funcionario público que exigiere, directa o indirectamente, derechos, tarifas por aranceles o minutas que no sean debidos o en cuantía mayor a la legalmente señalada, será castigado, sin perjuicio de los reintegros a que viniere obligado, con las penas de multa de seis a veinticuatro meses y de suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a cuatro años.

            Por todo ello,

            SOLICITO, al amparo de las normas indicadas y ante la ausencia de norma con rango de ley que ampare el cobro de la tasa de galopes, su devolución a la mayor brevedad posible.

 En El Astillero, a 31 de enero de 2018

 Fdo. José Sererols i Ciutat

 

Respuesta de la RFHE

En respuesta a la solicitud enviada por José Sererols, la RFHE ha publicado en su página web un escrito que concluye con el rechazo de la petición expresada por el reclamante. El contenido íntegro de la respuesta federativa es el siguiente:

Muy señor nuestro:

Acusamos recibo de su carta de fecha 31 de enero en la que solicita la devolución de las tasas de sus galopes. Al respecto de su contenido debemos manifestarle lo siguiente:

  1. LOS GALOPES NO SON LICENCIAS FEDERATIVAS

Tal y como conoce, en efecto, los galopes llevan aparejado el pago de un canon o cuota fijada por la RFHE en base a sus normas y reglamentos. Pero los galopes no son las licencias federativas.

  1. REQUISITOS PARA LA PARTICIPACIÓN EN COMPETICIONES OFICIALES

De acuerdo con el artículo 34.4 de la Ley 10/1990 del deporte: “Para la participación en cualquier competición deportiva oficial, además del cumplimiento de los requisitos específicos que se exijan en cada caso, de acuerdo con el marco competencial vigente, será preciso estar en posesión de una licencia deportiva autonómica, que será expedida por las federaciones deportivas de ámbito autonómico que estén integradas en la correspondiente federación estatal, según las condiciones y requisitos que se establecerán reglamentariamente”.

Es decir, para tomar parte en competiciones federadas oficiales de ámbito estatal, además de una licencia federativa, la propia Ley contempla se pueden exigir el cumplimiento de requisitos específicos que se exijan en cada caso. Tal sería el caso de pago de cuotas o cantidades que se fijen por la federación deportiva, como es el caso de los galopes.

  1. MARCO REGULADOR DE LAS FEDERACIONES DEPORTIVAS

Debe tenerse presente que las federaciones deportivas españolas se rigen por lo previsto en el Real Decreto 1835/1991 en cuyo artículo 2 se dice que “las federaciones deportivas españolas se rigen por lo dispuesto en la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, por el presente Real Decreto y disposiciones que les sean aplicables y por sus Estatutos y Reglamentos que, respetando las normas anteriores, sean debidamente aprobados”.

En el caso que nos ocupa, los galopes y el resto de la normativa específica para los deportistas es un reglamento federativo y el acuerdo del precio que debe ser abonado por los galopes está previsto en dichos reglamentos.

No existe normativa que prohíba a las federaciones deportivas establecer distintos pagos por conceptos de toda clase: inscripción en pruebas, arbitrajes, cuotas de participación, cuotas por cursos o titulaciones, etc. Aún más, es práctica habitual que las federaciones deportivas (autonómicas y estatales) establezcan cuotas o cánones que deben ser abonados por distintos colectivos y en muchas ocasiones lo son para el acceso a las competiciones, independientemente de la propia licencia federativa exigida a los participantes.

  1. LAS TASAS O CUOTAS DE LA RFHE NO SON PRECIOS PÚBLICOS

No puede equiparase el pago de una cantidad o cuota de la RFHE por la obtención de los galopes con una realidad o figura que nada tiene que ver con las cantidades establecidas en el seno de una entidad privada (como lo es una federación deportiva).

En concreto, el artículo 6 de la Ley 8/1989 dice que: “Tasas son tributos cuyo hecho imponible consiste en la utilización privativa o el aprovechamiento especial del dominio público, la prestación de servicios o la realización de actividades en régimen de derecho público que se refieran, afecten o beneficien de modo particular al obligado tributario, cuando los servicios o actividades no sean de solicitud o recepción voluntaria por los obligados tributarios o no se presten o realicen por el sector privado”.

Además, el artículo 24 de la Ley 8/1989 que define los precios públicos señala que: “Tendrán la consideración de precios públicos las contraprestaciones pecuniarias que se satisfagan por la prestación de servicios o la realización de actividades efectuadas en régimen de Derecho público cuando, prestándose también tales servicios o actividades por el sector privado, sean de solicitud voluntaria por parte de los administrados”.

Resulta evidente que las cantidades fijadas en el seno de una entidad privada como la RFHE, no se corresponden ni con tasas ni con precios públicos. El hecho de que la RFHE emplee el término de “tasas” para referirse a los importes a abonar por los denominados “galopes” no significa, por supuesto, que se trate de tasas previstas en la citada Ley 8/1989, de 13 de abril.

  1. LAS FEDERACIONES DEPORTIVAS SON ENTIDADES DE CARÁCTER PRIVADO

Debe tenerse en cuenta además que, por más que las federaciones deportivas desempeñen funciones públicas de carácter administrativo delegadas y sean agentes colaboradores de la Administración Pública, se trata de entidades privadas que adoptan acuerdos dentro de un sistema plenamente privado, como es la fijación de los precios o cuotas federativas.

Siendo ello así, la propia ley invocada por usted excluye claramente este tipo de actuaciones privadas: su artículo 2b) recoge expresamente que la misma no es de aplicación a: “La contraprestación por las actividades que realicen y los servicios que presten las Entidades u Organismos públicos que actúen según normas de derecho privado”.

Por tanto, ni llegando a admitir que las federaciones deportivas son equiparables en ciertos aspectos a las entidades u organismos públicos, que no lo son de facto, debería tenerse presente que aquellas se rigen y actúan según normas de derecho privado como lo son la aprobación de una serie de reglamentos y, sobre todo, la adopción de una serie de acuerdos que forman parte de régimen de autoorganización de sus estructuras y actividades.

  1. CONCLUSIÓN

En resumen, los galopes establecidos en el seno de la RFHE, sin entrar en conflicto con ninguna disposición normativa, no son sino manifestaciones de lo que es el derecho de autoorganización de una federación deportiva privada que tiene la plena capacidad de dotarse de una serie de normas, reglamentos y acuerdos en su seno.

Es por todo ello por lo que no podemos atender su petición, lo que le comunicamos a los efectos oportunos.

Atentamente,

 

Venancio García Ovies

Secretario General

 

 

 

 

Te recomendamos

El pelaje de invierno ya no hará falta a nuestros caballos y, por ello, comienza la m...

¿Qué cambios experimentan los caballos cuando envejecen, aparte de las canas? Revelam...

¿Conoces las ilustraciones de Emily Cole? En este post hacemos una entrevista a la ar...

En el cuidado natural del caballo se menciona con frecuencia la prevención, ya que e...

¿Respetuosos con la boca, suaves y precisos? Nuestro test demuestra que los filetes q...

¿Quieres mimar a tu caballo, conocer sus puntos sensibles, donde más le gusta que le ...

Ya está a la venta el número 423 de la revista Ecuestre. Consíguela en papel o en for...

Los vendajes tipo apósito sirven para proteger de la suciedad las áreas de piel abier...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.