Ecuestre
Número 411
Mayo 2017
Suscríbete
Salud y nutrición

¿Conoces todo acerca del forraje?

Hoy analizamos el forraje, sus propiedades y las categorías en las que podemos clasificarlo.
¿Conoces todo acerca del forraje?

Otras noticias

La muda del pelaje invernal

23 marzo 2017 | Noelia

13 abril 2017 | Noelia

Queridos amigos y lectores del blog,

¿Conocéis la verdadera importancia del forraje en la dieta de vuestros animales? Hay muchas cosas que podemos mejorar e implementar a la hora de alimentar a nuestros fieles amigos.

Los caballos siempre se han alimentado de forraje. Son animales de pasto con un sistema intestinal adaptado a una dieta puramente vegetal con altos niveles de fibra de este tipo. A causa de unas mayores exigencias físicas en trabajo y competición es que se ha complementado la dieta de los caballos con pienso y suplementos, pero sólo una pequeña parte. El forraje sigue siendo la base y el punto de partida para proporcionar al caballo una fuente de alimento saludable y óptima.

Entonces, ¿cuáles son las funciones del forraje?

  1. Aporte de calorías.
  2. Entretener al caballo.
  3. Fuente de nutrientes.
  4. Mantener una flora intestinal equilibrada al estimular los intestinos.

El forraje (del francés fourrage) se define como la HIERBA que se da al ganado, especialmente en la primavera, el PASTO SECO conservado para alimentación del ganado y los CEREALES destinados a la alimentación del ganado. Así, el pasto es el alimento herbáceo que consume el ganado y también es componente del pienso hecho a base de plantas forrajeras: el heno, hecho de pasto secado al sol los ensilajes, conservados a través de un proceso de fermentación árboles y arbustos forrajeros, como el algarrobo o la acacia, se utilizan para alimentar al ganado empleando los frutos, las hojas u otras parte comestibles.

Los forrajes más apropiados para los caballos pertenecen a aquellos henos de hierba que se incluyen en los siguientes grupos de familias.

PRIMER GRUPO. Especies que contienen un nivel proteico entre un 6 - 11%.

Fescues o más conocida como Festuca.

El kikuyu o Pennisetum clandestinum

El ryegrass o Lolium sp.

La bermuda o Cynodon dactylon

SEGUNDO GRUPO. Contienen niveles bastante mayores de proteínas, hasta un 18%. Suelen parecer árboles en miniatura y su contenido vitamínico se encuentra principalmente en las hojas. Podemos encontrar la alfalfa y el trébol. Ambos suelen contener más calcio, proteína, almidón y energía en comparación con otros forrajes en similares períodos de madurez. Son estupendos para los caballos que trabajan y las yeguas gestantes / lactantes pero en cantidades controladas. El alto contenido proteico de la alfalfa conlleva a un alto contenido en almidón y esto puede provocar excitación en los caballos con carácter nervioso.

Alfalfa o Medicago sativa.

Trébol o Trifoium.

TERCER GRUPO. Es el producido con plantas de cereales como la avena que se cortan mientras están en fase vede y siempre antes de segar la semilla. Son éstas las que incrementan el valor nutricional en la ración en comparativa con el heno de hierba del que hemos hablado en el primer grupo. En este caso se pueden llevar a cabo mezcla de cereales que se complementen los unos con los otros. Por ejemplo, cultivar veza (granos redondos oscuros) con avena para aumentar el valor nutricional.

Copos de avena

Granos de veza

Los índices de lignina y sílice que contengan estos forrajes pueden hacerlo menos digestible y si se corta tarde o si la semilla se pierde durante la siega, el nivel nutricional será similar al de la paja.

La paja, a veces en combinación con la alfalfa, proporciona un bajo valor nutricional por eso cuando suministréis paja tenéis que aseguraros de que cubrís un nivel vitamínico adecuado. Para ello podéis añadir un suplemento o pienso compuesto que garantice una dieta correcta. La paja de avena es la más utilizada y tiene que estar lo más limpia posible, con fibras largas y poco polvo para asegurar que el sistema respiratorio de nuestros caballos no sufra.

Otras pajas como la de trigo y cebada sólo se deben destinar como material de cama, ya que contienen más fibra que la paja de avena, aumentan la actividad intestinal del caballo y pueden ocasionarle cólicos. Así que ¡ojo al dato!.

En España principalmente se alimenta con heno de prado, heno de alfalfa o heno de avena. El heno (en óptimas condiciones) puede contener entre un 28 y 38% de fibra y en términos generales, es más rico en calcio que en fósforo y contiene vitaminas A, E, K y D.

¿Vosotros que tipo de alimentación dais a vuestros caballos? ¿Tenéis algún tipo de forraje favorito? ¿Qué beneficios notáis que les aportan?

Seguiré hablando de estos temas tan interesantes y agronómicos con vosotros en futuros posts.

Gracias por estar ahí semana tras semana.

Un abrazo,

Noelia

 

 

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.