Ecuestre
Número 417
Noviembre 2017
Suscríbete
CONSULTORIO JURÍDICO

Reclamación por caballos muertos por picaduras de abejas

Reclamación por caballos muertos por picaduras de abejas
6 septiembre 2017 |

Nombre: José Atalaya

Hace 4 años, unas abejas mataron dos caballos de mi propiedad y el seguro de la explotación apícola me abonó de manera inmediata los daños mencionados. El pasado 5 de marzo de 2017, las abejas han vuelto a matar dos animales y el seguro de la explotación de apicultura me comunica que no me paga los daños por reiteración, cuando los animales muertos están de forma adecuada en la finca donde los tengo. ¿Qué debo de hacer para arreglar este problema?

RESPUESTA DEL EXPERTO:

 

Fernando Acedo – Abogado Hípico

 

La apicultura como cualquier otra actividad ganadera, constituye una actividad no exenta de riesgos y se encuentra regulada por el Real Decreto 209/2002 de 22 de febrero, por el que se establecen las normas de ordenación de las explotaciones apícolas. En esta Ley, se establece la obligatoriedad por parte de los titulares de las explotaciones apícolas de tomar una serie de medidas de seguridad, entre las que se encuentra guardar respeto a una distancia mínima de 100 metros con cualquier otra instalación pecuniaria.

Con independencia de lo anterior, en el presente caso resulta aplicable lo señalado en artículo 1905 del Código Civil cuyo tenor dice que “El poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe.” Es por ello que nos encontramos ante un supuesto claro en el que el titular de la explotación apícola es responsable de los daños provocados por las picaduras de sus abejas, con independencia de los argumentos de su compañía de seguros para rechazar el siniestro, puesto que quien tendría que tomar mayores medidas para evitar que se repita el siniestro es el causante del daño y en ningún caso la víctima, cuyos caballos se encontraban adecuadamente dentro de su propiedad.

Nuestro consejo es que proceda a interrumpir la prescripción remitiendo al titular de la explotación apícola, una reclamación por escrito y con acuse de recibo dándole un plazo breve para reconocer el siniestro e indemnizarle con los daños y perjuicios que procedan y en el supuesto que no reciba respuesta positiva, tendrá que interponer una demanda judicial ante el Juzgado de 1ª Instancia del partido judicial donde se encuentra la finca, debiendo aportar las pruebas que acrediten la causa del siniestro, los datos del titular de la explotación cuyas abejas han causado el daño y la valoración económica de los caballos fallecidos junto con los demás posibles perjuicios que se le hayan podido causar.

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.