Ecuestre
Número 415
Septiembre 2017
Suscríbete
CONSULTORIO JURÍDICO

Caso de reclamación por accidente en una hípica

Caso de reclamación por accidente en una hípica

Otras noticias

¿Pueden denegarnos el REGA?

22 septiembre 2017 |

¿Negociación o demanda?

20 septiembre 2017 |

9 mayo 2017 |

Nombre: Albert

Mi consulta va relacionada con un accidente que tuve montando a caballo en una hípica. Me encontraba dando una hora con un monitor en la pista cuando mi caballo, sin motivo aparente, se alborotó, empezó a correr levantándose de las patas delanteras, después de las traseras y otra vez de las delanteras hasta que me tiró del caballo impactando con la valla de la pista y el suelo. Me rompí la clavícula, me tuvieron que llevar al hospital y he estado de baja. La hípica informó a su seguro, les pasé mi reclamación y me contestan que no pueden atenderla por tratarse de un caso fortuito. Quería saber si están en lo cierto y realmente no puedo reclamar.

RESPUESTA DEL EXPERTO:

Fernando Acedo – Abogado Hípico

La aseguradora ha basado su respuesta en la “teoría de la asunción del riesgo”, según la cual, todo practicante de un deporte conoce, consiente y asume los hipotéticos daños que pudieran derivarse de dicha actividad y para que se produzca la responsabilidad civil y por tanto la obligación de indemnizar, será necesario que la actuación de un tercero sea considerada como ilícita. Es decir, una acción u omisión producida por dolo, culpa o negligencia por parte del centro hípico o del profesor de equitación.

Sin embargo, cuando el accidente se produce durante la enseñanza de la equitación en niveles elementales, se considera que no se está ante un riesgo aceptado en la práctica deportiva por el alumno, pudiendo surgir una responsabilidad civil del centro hípico o del profesor de equitación, ante cualquier falta de diligencia debida, como puede resultar del hecho que el caballo no tuviera un carácter adecuado para la enseñanza de alumnos inexpertos.

La jurisprudencia en supuestos similares no es unánime y por tanto encontramos pronunciamientos en ambos sentidos. Esto es, unas veces condenando al centro hípico o al profesor y otras absolviéndolo al aplicar la “asunción del riesgo”. Pero también es cierto que aquí juega un papel muy importante la forma en la que esté planteada la demanda y la prueba en la que se fundamente la acción de responsabilidad civil.

En mi opinión, la clave para poder conseguir un pronunciamiento judicial favorable se basa en contar con un buen asesoramiento jurídico que estudie pormenorizadamente todos los antecedentes del siniestro y en su caso, le permita justificar su pretensión con una buena prueba. Una prueba que demuestre la existencia de una falta de diligencia debida por parte del profesor y/o del centro hípico, bajo la premisa de que quien se lucra de una actividad deportiva que genera riesgos, y por tanto, susceptible de causar daños, debe responder de dichos daños. Máxime cuando sus clientes son personas inexpertas o en proceso de aprendizaje y no se haya desplegado toda aquella diligencia a su alcance para prevenir el accidente.

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.